Economía & Dinero

Gobierno de Francia lanza millonario plan laboral para frenar emergencia económica

Leonardo Ruiz 19/01/2016

A 15 meses de una nueva elección presidencial, el presidente Francois Hollande comprometió US$2.200 millones en incentivos para que empleadores contraten.

El presidente de Francia, Francois Hollande, quiere redefinir el modelo político y de negocios de su país, el segundo mayor motor de la eurozona y que atraviesa un estado de emergencia social y económica, según sus propias palabras, pronunciadas ayer en un discurso anual ante empresarios.

Después de sus declaraciones, Hollande presentó una serie de reformas económicas para reducir la alta tasa de desempleo, que no ha bajado de 10% desde 2013, un año después de asumir el cargo y que actualmente afecta a 10,8% o 3,57 millones de personas. Según Hollande, el desempleo es el único tema que les preocupa más a los franceses que la seguridad.

Hollande se comprometió a reducir el desempleo a través de un plan de gobierno de unos 2.000 millones de euros (US$2.180 millones) que debiera crear 500.000 programas de entrenamientos vocacionales, subsidios adicionales para pequeñas empresas y medidas para impulsar las prácticas profesionales.

“Es una victoria para el lado reformista”, dijo a Reuters el economista de Saxo Bank, Christopher Dembik. “Claramente piensa que ganará la elección con políticas de centro”, agregó.

El mandatario socialista dijo que el dinero lo sacarán de otras partes del presupuesto y sugirió que algunos beneficios por desempleo se reparten por mucho tiempo, haciendo un gesto a representantes de empleadores y empleados que están a cargo de reformar el sistema de beneficios por desempleo.

“Es vergonzoso sugerir que los desempleados son flojos o privilegiados”, dijo a Reuters Philippe Martinez, el líder comunista del sindicato CGT, el mayor de Francia.

Investigación

En el detalle de su plan, Hollande describió que habría más dinero destinado a investigaciones públicas y rechazó los llamados para abandonar un crédito tributario para investigación y desarrollo que es popular entre los empresarios, lo que para algunos analistas fue visto como una señal de que Hollande quiere satisfacer a todos los lados del espectro político.

Y es que aún no logra convencer totalmente a ningún sector. Según declaraciones de la asociación de empleadores Medef las medidas fueron bien recibidas por apuntar a la dirección correcta, pero extrañaron un esquema permanente de bonos por contratación o alguna reforma a los contratos laborales. Al mismo tiempo, el gobierno enfrenta presiones de los reformistas que dudan que las medidas a favor de los negocios logren despegar.

Un diario francés publicó ayer que el ministro de Economía, Emmanuel Macron, no descartó renunciar su las reformas no son llevadas adelante. En tanto, Hollande mencionó a Macron varias veces en su discurso, afirmando que el plan iría en paralelo a la iniciativa del ministro de remover las barreras legales para que una persona pueda ejercer varias profesiones.

En su plan, Hollande también se refirió a la necesidad de alcanzar un modelo económico que sea sin fronteras y online, apuntando a jóvenes con problemas y minorías discriminadas para integrarlos a la economía global. Algunas de las medidas serán presentadas en el parlamento de Francia durante las próximas semanas.

Economistas citados por agencias también criticaron que algunas de las medidas ya han sido utilizadas por gobiernos anteriores en el pasado sin muchos éxitos.

Archivos relacionados