Economía & Dinero

FMI: Latinoamérica será la región que más se contraerá en el mundo este año

Paula Namur 19/01/2016

En su Panorama Económico Mundial, el organismo espera que Latinoamérica se contraiga 0,3% este año, desde la expansión de 0,8% que esperaba en octubre. El mundo crecerá 3,4%.

Arrastrada por la crisis en Brasil, Latinoamérica será la región de peor desempeño económico este año y el próximo, de acuerdo con el último Panorama Económico Mundial, que da a conocer hoy el Fondo Monetario Internacional.

Según el informe, Latinoamérica se contraerá 0,3% este año, un recorte de 1,1 puntos desde el 0,8% de crecimiento al que apostaba el FMI hace apenas tres meses. Se trata del mayor recorte aplicado a cualquiera de las regiones cubiertas por el organismo. En tanto, para el próximo año el FMI espera un crecimiento de 1,6%, un recorte desde el 2,3% de expansión que anticipaba en octubre. Esta revisión no incluye detalles para Chile.

Dentro de la región el mayor lastre lo representa Brasil, que se contraerá 3,5% este año y un estancamiento el próximo, un recorte de 2,5 y 2,3 puntos, respectivamente versus la estimación anterior. 

Para la región se trata del noveno recorte en las proyecciones, desde el 4% de expansión que se esperaba para la región en su informe de octubre de 2012.

De todas maneras, el recorte es transversal. A nivel mundial, el organismo realizó un recorte de 0,2 puntos porcentuales en su proyección, hasta una expansión de 3,4% para este año y 3,6% el próximo. Con esto, la proyección se ha reducido en 0,3 puntos desde el 3,7% de expansión que esperaba para este año en su informe de enero de 2015.

“El mensaje clave de esta actualización, particularmente cuando se ve en el contexto de las actualizaciones previas, es que las expectativas de crecimiento parecen caer de manera consistente”, aseguró Maurice Obstfeld, economista jefe del FMI.

Según el informe, las perspectivas globales están determinadas por tres transiciones críticas: la desaceleración y el reequilibrio gradual de China; la caída de los precios de la energía y otras materias primas; y el endurecimiento paulatino de la política monetaria de Estados Unidos.

El organismo prevé que las economías avanzadas sigan recuperándose en forma moderada y desigual, y que las brechas de sus productos sigan reduciéndose paulatinamente. El FMI redujo la proyección para Estados Unidos y Japón, pero la elevó para países de la eurozona como Alemania y España.

Países emergentes

El panorama de las economías emergentes es variado, pero en muchos casos plantea retos. Para China ,el FMI mantuvo su proyección en 6,3% para este año, mientras Rusia será uno de los más perjudicados, contrayéndose 1%.

Para el caso de China, el crecimiento está evolucionando según lo previsto, aunque las importaciones y las exportaciones se están enfriando con más rapidez que la esperada, en parte como consecuencia de la contracción de la inversión y de la actividad manufacturera. Esta situación, sumada a las inquietudes del mercado en torno al futuro desempeño de la economía china, está creando efectos de contagio a otras economías a través de los canales comerciales y de la caída de los precios de las materias primas, así como mediante una menor confianza y un recrudecimiento de la volatilidad en los mercados financieros, destaca el FMI.

“No vemos un gran cambio en los fundamentos en China en comparación con lo que veíamos hace seis meses, pero ciertamente los mercados están muy atemorizados por pequeños eventos allá que encuentran difícil de interpretar”, dice Obstfeld.


Los principales riesgos para este año

1. Riesgo y reequilibrio en China

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la desaceleración y reequilibrio de la actividad económica en China desde la inversión y manufactura hacia el consumo y los servicios es una de las transiciones que ocurrirán en la economía mundial en los próximos años. Según explican, el riesgo es que una desaceleración más brusca que lo esperado podría hacer mella en sus socios comerciales y tener repercusiones en los mercados financieros a nivel global, incluyendo una caída en la confianza.

2. Menores precios de los commodities

La segunda transición son los menores precios para la energía y otros commodities. El riesgo es que nuevas caídas en el precio podrían empeorar el panorama de crecimiento para los ya complicados productores de commodities. “Los precios del petróleo apuntan a la baja en un escenario de largo plazo, quizás no a los precios deprimidos actuales de menos de US$35 el barril, pero los fundamentos apuntan a esa dirección y es difícil ver el barril de petróleo en US$100 pronto”, dijo el economista jefe del organismo, Maurice Obstfeld.

3. Ajuste gradual de tasas en Estados Unidos

El ajuste gradual en la política monetaria en Estados Unidos es la tercera transición que el FMI proyecta para los próximos años. Según el informe, el riesgo es que una mayor apreciación del dólar ponga presión adicional en las empresas de mercados emergentes. “EEUU enfrenta desafíos debido a la fortaleza del dólar, que está perjudicando a las manufacturas”, sostuvo Obstfeld. Otros riesgos incluyen shocks económicos o geopolíticos que retrasen el repunte en países que ya tienen dificultades económicas.

Archivos relacionados