Economía & Dinero

Eyzaguirre y su “buena pata” para arribar a Hacienda

Miriam Leiva P. 06/10/2017

Aunque el nuevo ministro debutó esta semana con un presupuesto expansivo, su dominio escénico ha logrado atenuar parte de las críticas y la mejoría en las cifras han sostenido su discurso. A juicio de los parlamentarios es el mejor reemplazo que pudo existir para Valdés, mientras que la oposición advierte una mayor instrumentalización política del debate.

Dicen que la tercera es la vencida. Y al parecer en el caso de Nicolás Eyzaguirre se cumplió porque tras ser ministro de Educación con no mucho éxito pasó a la Secretaría de la Presidencia donde su desempeño fue más introvertido que locuaz, y ahora en la cartera de Hacienda, en su tercer intento, parece brillar con ala propia.

Su debut mediático a principios de semana con la presentación de la Hacienda Pública -cuya elocuencia logró atenuar las críticas que lanzaba la oposición- fue coronado con su asistencia a un evento en la Sofofa donde no escabulló ningún bulto e incluso repasó la controvertida frase del presidente de la Bolsa, Juan Andrés Camus y arremetió contra la fiesta de los ejecutivos de Capital.

“Está como pez en el agua”, es la frase que más se escucha entre los parlamentarios que lo han “padecido” en todos sus roles y reconocen que este personaje es el que mejor le queda. Además tiene más suerte que su antecesor y amigo, Rodrigo Valdés quien sólo navegó entre tormentas, porque su llegada a Teatinos 120 coincidió con una leve mejoría en las cifras: los indicadores de confianza están subiendo, el desempleo no se ha deteriorado, las ventas del comercio y de automóviles están con buen ritmo, la Bolsa está marcando récords y el cobre -nuestro principal producto- está aumentando su precio en los mercados internacionales.

Asimismo, a diferencia de la excesiva cautela que caracterizaba a su antecesor, Eyzaguirre no duda en correr un poquito el cerco, y a pesar de que el Imacec de agosto sólo marcó un 2,4% cuando se esperaba un 2,7%, no escatimó en una metáfora primaveral: “estamos un poco más allá de los brotes verdes, están las primeras florecitas”.

Estampa su experiencia

El lunes cuando presentó la Hacienda Pública el ministro hizo gala de todo su desplante sin ni siquiera arrugarse al momento de indicar que el gasto público crecería 3,9% el próximo año, casi un punto más que la expansión esperada del Producto Interno Bruto (PIB) y de lo anticipado por el mercado, e incluso por el Banco Central (BC).

Ante las críticas recordó con comillas las palabras del presidente del BC y deslizó que lo conoce “demasiado bien” porque trabajaron juntos en la época de Ricardo Lagos cuando él ejercía en el mismo cargo de hoy, y Mario Marcel era director de Presupuestos y fueron los autores de la regla de balance estructural.

Recalcó no en una, sino en varias ocasiones su currículum para enfrentar los cuestionamientos a la posibilidad de que nuevamente le redujeran la clasificación a Chile por elevar tanto el gasto público e insistir en la escalada de la deuda. “Cualquiera que haya trabajado en organismos internacionales sabe…”; “yo que trabajé muchos años en organismos internacionales sé que el comercio mundial ha sido esquivo y ha ocurrido algo muy profundo en los últimos 10 años”; “si me preguntara como asesor externo, yo recomendaría un presupuesto moderado, no de consolidación fiscal fuerte”. E incluso construyó un índice propio con los países dependientes de materias primas para explicar que el problema de Chile es cíclico y no por las reformas.

“El siempre es así, sobrado, pareciera decir “por qué me cuestionan estos pinganillas”. Lo que pasa es que en Economía tiene credibilidad, lo que no ocurría ni en Educación ni en la Segpres”, acota un senador.

Lo cierto, reconocen los parlamentarios, es que el cambio de ministro le vino como anillo al dedo a la Presidenta Bachelet porque puede expandir el gasto más allá de lo esperado, con un economista que no se juega el prestigio en esta cartera, y que por otra parte está cien por ciento concentrado en sellar el legado de esta magistratura que desde su paso por Educación ha ayudado a construir. “Eyzaguirre se avispó y le quitó la bandera a Piñera que dice que va reconstruir el país. El ministro tiene un tono que asegura que viene la reactivación económica, se mueve bien, se siente cómodo en ese papel”, sentencia el senador Jorge Pizarro (DC).

De hecho, algunos legisladores dudan si Valdés habría consentido en el 3,9% de gasto público a contrapelo del mercado.

El empoderamiento en su nuevo cargo fue patente y así lo registraron sus interlocutores. “Son estilos distintos, pero Nicolás está donde lo hace mejor, conoce perfectamente el debate”, indicó el senador Juan Pablo Letelier (PS). “Nos dio una clase magistral de lo que sucede con la economía. Debió ser el ministro de Hacienda desde el principio, y sin duda es el personaje ideal para esta etapa en que hay que defender lo realizado por el Gobierno”, indicó el diputado Marcelo Schilling (PS). “Vi un ministro de Hacienda empoderado, con argumentos sólidos, no hay duda que Eyzaguirre se volvió a sentir cómodo en el traje que estaba vistiendo, no es que en los otros trajes lo hiciera mal pero claramente éste le acomoda. Acá se le reconoce un cierto grado de seniority”, sostuvo el senador Ricardo Lagos (PPD).

Inquietud opositora

A quien no le acomoda este desplante es a la oposición. “Sin duda el cambio de ministro le ayudó al Gobierno para presentar un presupuesto más expansivo porque seguramente a Valdés le habría costado mucho explicar el 3,9% porque venía con un discurso de austeridad muy fuerte” admitió el senador José García (RN).

En su sector ven que con Eyzaguirre el Presupuesto adquirió un cariz más político porque ante las demandas de sus parlamentarios ante el ajuste de cinturón, él presenta un gasto mucho más crecedor que evita conflictos en el oficialismo. Pero que por otro lado puede causar muchos problemas al próximo Gobierno sobre todo si, tal como anticipan las encuestas, asume Sebastián Piñera, y los supuestos base no se cumplen.

Le reconocen “muñeca” en el tema y una expertis que en algunos momentos termina embolinando la perdiz porque tras la presentación del lunes quedaron muchas dudas sobre los fundamentos del erario que Eyzaguirre nunca aclaró.

“Fue la Hacienda Pública con menos profundidad que he visto en años, aunque el cuadro general que presenta el ministro se entiende y lo explica de buena manera. Eyzaguirre tiene conocimiento del tema pero no hay que olvidar que viene de ser un ministro político en los últimos tres años y medio, y eso se está notando en la manera que está conduciendo este presupuesto”, remarcó el diputado Ernesto Silva (UDI).