2172259_500.jpg

Expertos plantean reparos a opción de utilizar FEES para déficit permanentes

L. Aravena y C. Alonso 07/07/2016

Los economistas señalaron que se debe analizar con cautela la idea de ocupar los ahorros del Fondo de Estabilización Económica y Social en situaciones más estructurales, ya que desvirtúa el objetivo de este instrumento fiscal.

La opción que abrió el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, al pedirle al Consejo Fiscal Asesor (CFA) estudiar y proponer criterios para la utilización del Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES) inició el debate entre los expertos quienes, en primera instancia, no comparten la idea del Ejecutivo de ocupar estos ahorros del fisco para financiar déficit efectivos en situaciones que no son crisis económicas, ya que de ser así se pierde el sentido para lo que fueron creados. 

De todas formas, ayer el secretario de Estado ahondó en esta decisión argumentando que debido a los menores ingresos “tenemos un déficit este año relativamente importante y el próximo año también tendremos un déficit. Y como en cualquier empresa, cualquier familia que gasta más de los ingresos que tiene, tiene que financiar esa parte. Esa parte habitualmente se financia con deuda pero tenemos que preguntarnos si es conveniente hacerlo sólo con deuda u ocupar alguna parte de los activos que tenemos”, explicó Valdés. 

En ese contexto, el jefe de las finanzas públicas subrayó que se trata de “una decisión estrictamente financiera, no es una decisión de cuánto gastar. El gasto se determina por una regla, en que nosotros tenemos el compromiso de mejorar el balance estructural un cuarto de punto”. 

Precisó que la legislación existente provee reglas muy precisas para acumular recursos en los Fondos Soberanos, pero agregó que se requieren “guías muy claras” de cómo usarlos y por ello es importante hacer una discusión al respecto ya que existen visiones legitimas sobre que esos recursos sólo se emplean en caso de recesión o que pueden usarse cuando exista un déficit cíclico”. Si bien, aclaró Valdés que tiene su propia visión “quiere escuchar también otras visiones”, y que en este caso son las que le entregará el CFA. Todo este debate se dará con mayor fuerza cuando comience la discusión de la Ley de Presupuestos 2017, por lo que el CFA tiene plazo hasta septiembre para entregar su visión al respecto. 

Expertos. Si bien los expertos avalan la idea de discutir la mejor utilización de estos fondos, la visión mayoritaria de los consultados apunta a que no es recomendable ocupar estos recursos ahorrados para financiar déficit más permanente como es la situación que se perfila para el país en los próximos años. En ese sentido, Guillermo Pattillo, ex director de Presupuestos señaló  que “el uso del FEES debería estar condicionado a reglas mucho más estrictas que las actuales, puesto que usar estos recursos en un contexto recesivo puede ser válido, pero esa no es la situación actual por la que atraviesa Chile. La economía no está en recesión, y por lo tanto, lo que se debe ajustar es el gasto, porque no tiene ningún sentido gastar los ahorros para financiar un déficit de mediano plazo”. 

Para el también académico de la Universidad de Santiago “lo recomendable es que para una coyuntura como la actual se utilicen los activos que tiene el fisco en el tesoro público, que llegan hoy a los US$3 mil millones”.

Mientras que para Felipe Morandé, economista y ex integrante del Consejo Fiscal Asesor si bien “el objetivo de utilizar estos fondos apunta a evitar seguir emitiendo deuda y así no encarecer la opción de emisión de deuda para el país, la señal política que se envía es compleja, pues se da pie para utilizar estos recursos en situaciones distintas para lo que fueron creados”. 

Ángel Cabrera, economista de Forecast Consultores, añadió que el FEES fue “creado para financiar caídas inesperadas y transitorias de los ingresos, por lo que usarlos en una coyuntura como la actual donde el déficit efectivo para 2017 es conocido de antemano es bastante más discutible, considerando además que el menor crecimiento y por ende como los menores ingresos no serán transitorios, sino que algo más permanente, no tiene lógica usarlos”. 

Una opinión más neutra entregó Felipe Bravo, economista jefe de Santander, quien dijo que “cuando los ingresos fiscales son menores a los gastos se deben buscar distintos mecanismos de racionalización para eficientar el gasto. Si aún faltan recursos por cubrir, se debe optar por la manera más barata de hacerlo”. Así las cosas, los expertos coinciden en que más allá de utilizar el FEES o emitir mayor endeudamiento para financiar el déficit el efecto para la posición fiscal neta es la misma, por lo que de todas formas, el país pasará en 2017 a ser deudor neto. A mayo de 2016, el FEES acumula US$14.631 millones.