Economía & Dinero

Entre 34 países Chile es el segundo con los trabajadores más pesimistas sobre situación económica en 2016

Miriam Leiva P. 05/01/2016

Según el Reporte Global realizado por la empresa asesora de recursos humanos Randstad, el 35% de los encuestados chilenos cree que el desempeño macro mejorará en 2016, sólo por arriba de Grecia que llega al 19%.

Roberto Zahler, ex presidente del Banco Central, calificó hace unos años a los chilenos de “maníaco depresivos” para referirse al ánimo del país frente a las oscilaciones de la economía. Y ello parece muy cierto si se observan los resultados del Reporte Global realizado por la consultora Randstad, cuando preguntó a los trabajadores de 34 países si esperan que la situación económica interna mejore en 2016.

En el global un 58% de los encuestados respondió afirmativamente, pero cuando se analiza por naciones el péndulo oscila entre un 90% de los trabajadores en India que ve con optimismo la situación futura, versus el 19% de los griegos. Lo llamativo es que el segundo país más pesimista es Chile, con sólo un 35% de trabajadores que esperan que el desempeño de la economía se recupere este año.

Si bien es cierto que Chile cumplirá dos años creciendo a una tasa de 2%, no se compara ni de lejos a la realidad de Grecia, que ha enfrentado una crisis de gran magnitud que lo tuvo por 6 años en recesión para recuperarse levemente en 2014, con una expansión de 0,7%.  No obstante, el tercer trimestre de este año la actividad en Grecia volvió a mostrar una caída de 0,9%, versus un 2,2% de alza en Chile. 

Después de nuestro país figura Japón, con un 38% de encuestados que espera que la situación cambie este 2016, lo que se explicaría porque en el tercer trimestre afrontaron una contracción de 0,8%, dejándolos al borde de una segunda recesión en dos años. 

“El pesimismo de los chilenos responde principalmente a un escenario económico marcado por la incertidumbre y a que las proyecciones de crecimiento para el país siguen bajando, lo que naturalmente afecta la percepción de los profesionales y aumenta la insatisfacción de aquellos que tenían expectativas de cambiar de trabajo relativamente pronto, ya que en épocas de desaceleración, la tendencia es la baja en la contratación de personal, más bien despidos y paralización de proyectos”, explica la gerenta de marketing y comunicaciones de Randstad, Natalia Zúñiga.

Recuerda que el FMI (Fondo Monetario Internacional) ha ajustado en cinco ocasiones a la baja sus estimaciones de crecimiento para el país y que los indicadores de confianza, tanto empresarial como de consumidores, han alcanzado en noviembre las cifras más bajas, “panorama que también se vio influenciado por los casos de prácticas empresariales e institucionales poco éticas que salieron a la luz pública durante el último año. La transparencia está tomando cada vez más relevancia, debido a que las faltas graves en cualquier ámbito no sólo afectan la confianza de los consumidores y aparta a los ciudadanos de las instituciones, sino que también interfieren en el optimismo de los chilenos respecto al crecimiento del país”, sostiene.

En este mismo ámbito, el Banco Central ha advertido que si no repunta la confianza de los consumidores y los empresarios, la actividad no podrá aumentar su ritmo de crecimiento. Incluso los consejeros han manifestado su incredulidad por los bajos niveles de confianza en momento en que la economía chilena crece, aunque poco.

Lo curioso es que en este ranking Brasil está en segundo lugar de la lista entre los más optimistas sobre 2016, pese a estar en medio de una crisis política y económica, y Argentina está sobre la media con un 61% -la encuesta se hizo antes del triunfo de Mauricio Macri-.

Zúñiga no encuentra muchas explicaciones de la esperanza de los cariocas en este año: “Podría influir la estrategia comunicacional del Gobierno o a que llega un momento en que la gente se da cuenta de que la situación ha tocado fondo, por lo que el único camino posible es comenzar a repuntar. No hay que olvidar que Brasil se encuentra en su peor recesión en 25 años. Ante este escenario, sí podría decir que la cultura de los brasileños influiría en su mirada optimista”, indica.

Situación de las empresas

Frente a las siguientes preguntas relacionadas con las condiciones financieras, las respuestas de los trabajadores chilenos se ubicaron muy cerca de la media de los otros 33 países. 

Un 53% de los trabajadores estima que sus empleadores enfrentaron mejores condiciones financieras en 2015 que en 2014, donde Chile supera al promedio con un 60% de personas que respondieron afirmativamente. En los extremos están nuevamente Grecia (38%) y Brasil (50%), versus India (86%) y China (77%).

En tanto, un 71% cree que sus empleadores tendrán mejor situación financiera en 2016 que el año pasado. En este registro, Chile figura con un 69%, al medio entre México (96%), Brasil (94%) por el lado más optimista, y Grecia (37%) y Japón (47%), por el otro. 

Archivos relacionados