Economía & Dinero

EEUU: Funcionarios de la Fed de Boston y St. Louis apuntan a alza de tasas en junio

Francisca Guerrero 24/05/2016

James Bullard y Eric Rosengren, ambos con voto en la próxima reunión de la Fed, sugieren que el ajuste está por reanudarse.

La posibilidad de un incremento de la tasa de interés de Estados Unidos en junio parece cada vez más certera. Esto después de que funcionarios de la Reserva Federal, con voz y voto en la reunión del próximo mes, expresaran su confianza en la economía y preocupaciones por los efectos de tasas excesivamente bajas.

En una entrevista a Financial Times, Eric Rosengren, presidente de la Reserva Federal de Boston, planteó que las condiciones para un aumento de la tasa están “en líneas generales al borde de cumplirse”.

En tanto, su par de Saint Louis, James Bullard, señaló que la fortaleza del mercado laboral de EEUU “presionará al alza la inflación” y que “tasas muy bajas por mucho tiempo podrían alimentar una inestabilidad financiera”.

De esta manera, se reafirma lo que adelantaban las minutas de la Fed publicadas la semana pasada, donde se indicaba que “la mayoría de los participantes juzgó que las cifras entrantes son consistentes con un crecimiento económico que se acelera en el segundo trimestre”, a partir de lo cual indicaron que “sería probablemente apropiado que el comité eleve el objetivo de rango de tasas para los fondos federales en junio”.

En la jornada de ayer hizo declaraciones en la misma línea el líder de la Fed de San Francisco, John Williams. Sin la posibilidad de votar en el encuentro del 16 y 17 de junio, el funcionario fue más directo y señaló que “otros funcionarios y yo vemos las próximas reuniones como eventos activos” para una posible alza de tasas.

A partir de todo esto, el mercado, aunque todavía conservador, ve un 30% de posibilidades de un ajuste de la política monetaria en junio, su nivel más alto desde fines de marzo.

Gus Faucher, economista jefe de PNC Financial Services, aseguró a PULSO que “la Fed mantiene un alza de la tasas en junio en el juego”, lo cual se explica porque “hay un consenso general respecto a que la desaceleración del crecimiento económico en el primer trimestre de 2016 no se debió a una suavidad subyacente en la economía EEUU sino que a factores temporales y que el crecimiento debería recuperarse en el segundo trimestre”.

Por su parte, Sam Bullard, director ejecutivo y analista senior de Wells Fargo, planteó que las expectativas de un alza se fortalecerán si las estimaciones de la segunda lectura del PIB del 1T se cumplen. “Los datos entrantes nos sugiere que la actividad económica del primer trimestre se revisó al alza y nosotros esperamos que quede en 1,0% (desde el 0,5% publicado en abril). Si PIB del Q1 se revisa tanto como esperamos, es probable que la retórica caliente aún más la probabilidad de que la Fed suba las tasas en la reunión de junio”.