Imagen Jorge Selaive 45

Economía & Dinero

Economista jefe de BBVA Research, Jorge Selaive: “Me preocupa que esta recuperación se está dando con un dinamismo acotado de la inversión”

Víctor Petersen 16/04/2018

-El experto subraya que ha habido sucesivos errores de autoridades en los últimos años anunciando “puntos de inflexión” que no se concretaron. -Afirma que la política monetaria del Banco Central debió ser más activa y proyecta un PIB de 3,2% en 2018.

En el marco de la presentación del informe “Situación Chile” con la actualización al primer trimestre del panorama macro para el país, el economista jefe de BBVA Research, Jorge Selaive, plantea que elevar el crecimiento de este año incluye numerosos desafíos, y por tanto, estima una expansión más conservadora que el resto del mercado, con un 3,2%. Asimismo, dice que el BC pudo haber sido más activo con la tasa de interés.

Las autoridades económicas, tanto Hacienda como el BC, han destacado que se ha ido consolidando la recuperación de la economía chilena. ¿Lo comparte?

Esta vez coincido con la apreciación de las autoridades económicas de que se ha dado un punto de inflexión. Pero, tenemos que recordar que las autoridades económicas cometieron sucesivos errores señalizando los puntos de inflexión en el pasado. Tanto en el ministerio de Hacienda, como también en el BC, señalizando sucesivos puntos de inflexión, partiendo por fines de 2015, principios de 2016, fines de 2016, principios de 2017. Porqué destaco esto. Porque errores en la definición de los puntos de inflexión generaron errores en las políticas macroeconómicas en los últimos 3 años.

¿A qué atribuye esos errores?

Errores absolutamente técnicos.

¿Pero coincide entonces con la recuperación?

Sí, pero la visión que tenemos es una recuperación no en forma de V como la que ve el mercado. En el ámbito local, me preocupa que se genere cierta complacencia respecto a la recuperación y que se suponga que la recuperación se va a dar en forma intensa simplemente porque las confianzas están en niveles optimistas. Un ejemplo de lo contrario es que las confianzas en Chile estuvieron deprimidas y pesimistas durante muchos años y fueron compatibles con una recesión. Pero esa recesión no se dio. Eso demuestra que las confianzas son importantes, pero hay que alimentarlas.

¿Qué es lo que más le preocupa al respecto?

Mi preocupación es que esta recuperación se está dando con un dinamismo acotado de la inversión.

¿A qué lo atribuye?

Puede justificarse en cierto congelamiento parcial de proyectos de inversión, pero también puede esconder razones más estructurales, y de ahí es que es vital que el gobierno destrabe los proyectos de inversión. Eso significa mejorar nuestra institucionalidad ambiental, colocarle fuerza al proceso de concesiones, en todo ámbito. Facilitar los procesos de inversión en la minería, realizar ajustes tributarios privilegiando la inversión.

¿Como reducir el impuesto corporativo?

Si me hacen elegir entre bajar el impuesto corporativo y poner estímulos directos a la inversión, yo prefiero estímulos directos a la inversión. Un candidato que suena con mucha fuerza y que levanté hace mucho tiempo tiene que ver con la depreciación instantánea, en inversión en activos fijos. Ahora, como segunda opción es válido la opción de la tasa corporativa.

El ministerio de Economía tiene como meta que la inversión crezca 6% en 4 años. ¿Es muy ambiciosa entonces?

Nosotros estamos bastante alineados con el BC, con la proyección de 3,5%. Eso se basa en un catastro de inversión que se va a realizar. Aquellos que crean que la inversión este año va a crecer significativamente más que eso, están colocándole fichas a medidas del gobierno pro inversión que lleven a nuevas inversiones o adelantamiento de ellas.

Fichas que no pone…

Es algo que estoy ansioso de ver cuáles son las medidas pro inversión que vamos a tener. En ese sentido el ministro (José Ramón) Valente va en la dirección correcta, pero ahora necesitamos que esas medidas vayan en forma concreta desde el ministerio de Hacienda.

¿En qué sentido?

En que necesitamos no solo medidas administrativas, sino que por ejemplo, llevamos mucho tiempo subejecutando inversión pública y sobre ejecutando gasto corriente. Esa combinación no es buena para un crecimiento de largo plazo. No puede ser que no podamos construir cárceles, hospitales, caminos que requiere la comunidad y que hacen bien a la productividad. Y terminamos gastando en transferencia. Ese fenómeno tiene que terminar.

Entonces son más conservadores para el crecimiento de este año…

Bastante más conservadores porque estamos expectantes. Es un desafío mostrar cifras de crecimiento altas en la segunda parte de este año. Las bases de comparación son más altas. Estimamos que el PIB crecerá 3,2% este año, que de todas formas es un buen crecimiento.

¿Qué fracción de ese 3,2% es por ciclo?

Gran parte de la recuperación que estamos viendo es cíclica. Si fuese estructural, estaríamos viendo recuperación en la inversión.

¿Cómo evalúa la gestión del BC en términos de política monetaria?

Es bastante conocida mi opinión respecto al error que tuvo la política monetaria, y que fue de la mano de anticipar puntos de inflexión que no ocurrieron. El BC se sumó muchas veces a los brotes verdes y eso llevó a una inmovilidad de la política monetaria y a estímulos monetarios insuficientes.

Hubo consejeros con esa visión eso sí…

Se generó una disyuntiva pero no hubo consenso, ya es tarde para bajar la TPM, cambiaron las condiciones cíclicas. Ahora se puede mantener en forma muy prolongada.

¿Cree que se debió ser más activos? Se generó mucho debate al respecto…

Creo que el BC debió ser más activo respecto a la TPM. Hace poco se levantó el paradigma de que haber bajado la TPM hubiera significado haberla subido antes. Es llamativa esa definición pues no está escrita en ninguna parte de la política monetaria que la tasa no puede ser bajada o subida en un período determinado. No hay ninguna recomendación en ese sentido, en la medida en que la comunicación del BC es efectiva. Si se comunica de manera apropiada al mercado, no hay problema. Eso lo dijo hace poco un integrante del consejo y me llama la atención porque no es parte de ninguna teoría de política monetaria.

Pero las expectativas a largo plazo siguen ancladas…

Hay que tener cuidado con las afirmaciones que a veces señalan consejeros del BC. Porque si se tratara solo de que la inflación estuviera anclada al 3% en el horizonte de política en las expectativas de largo plazo, entonces de verdad el accionar de la política monetaria se habría limitado a movimientos en muy pocos periodos e incluso meses.

¿Seguiremos viendo bajas presiones inflacionarias?

Vamos a tener la inflación bajo 3% todo este año y probablemente todo el próximo, de no mediar una depreciación del peso significativa. Por lo mismo, creo que la normalización de la tasa se dará a comienzos de 2019.