2054559_500.jpg

Economía & Dinero

Dólar se acerca a niveles de intervenciones pasadas, pero expertos desestiman efectividad

Carlos Alonso 12/01/2016

De acuerdo a cálculos de Hermann Consultores, las intervenciones pasadas del BC se realizaron en valores similares a los que se registra hoy. Los expertos sí ven espacio para que el BC adelante nueva alza de la TPM al 1er. trimestre.

La escalada alcista del dólar -que lo llevó ayer a niveles máximos en casi 13 años al cerrar en $731,6-, no sólo ha puesto mayor  presión sobre el tipo de cambio y su efecto en la inflación, sino que también volvió a abrir el debate entre los economistas acerca del nivel que debe registrar la moneda estadounidense para que el Banco Central (BC) comience a considerar la posibilidad de una intervención del mercado cambiario. En lo que va del año, la divisa norteamericana se ha apreciado $21,6. 

Desde que se instauró la flotación cambiaria, el instituto emisor ha intervenido el dólar para depreciarlo en dos oportunidades: 2001 y 2002.  

De acuerdo a un informe de  Jorge Hermann, de Hermann Consultores,  un dólar  a niveles de $ 730 ya está entrando al terreno de intervención cambiaria al compararlo con las intervenciones pasadas. “En la intervención cambiaria de agosto del 2001 el tipo de cambio real (TCR) a divisas de hoy era $735, que equivale a  un 0,7% superior al  valor actual. Mientras que en la intervención cambiaria de octubre del 2002, el tipo de cambio real a divisas de hoy era $740, un 1,4% superior al valor de hoy”, se señala en el documento.  

No obstante, Hermann acota que el  contexto económico actual es diferente a cuando se intervino el mercado cambiario en 2001 y 2002. 

“La volatilidad en el precio del cobre ha incidido en el tipo de cambio nacional y no una crisis financiera de la región como fue en el 2001 y 2002 (Brasil), frente a lo cual el Banco Central debió intervenir porque aquella depreciación excesiva del peso era por un efecto contagio de la región y no por un cambio en los fundamentales de la economía que es lo que ocurre hoy en día con un precio del cobre en mínimos y una actividad económica desacelerada”, precisa el economista. 

Esta visión es compartida por otros expertos, ya que hay coincidencia en que una intervención directa por parte del BC no tendría buenos resultados y por lo demás sería costoso para el ente rector. 

Por ello, ven como opción más bien la política monetaria para contrarrestar el alza del dólar. 

Hasta ahora las expectativas del mercado para  la trayectoria de la TPM se dividen entre quienes prevén que el BC siga a la Reserva Federal (Fed) -es decir, ven  un incremento en marzo-, y quienes  son partidarios de que el Central espere hasta mediados de año.  De continuar esta apreciación cambiaria, toma fuerza la opción de marzo como la próxima alza en la tasa de interés, e incluso no descartan que sea febrero. 

Nathan Pincheira, economista de Banchile, sostiene que en la coyuntura actual el dólar se aprecia con respecto a todos los países emergentes y por ende, “no es clara la efectividad que  tenga una intervención directa por parte del BC”.  Patricio Rojas, de Rojas y Asociados, subraya que el BC tiene claro que la apreciación del dólar responde a factores externos, por lo que “una intervención directa no corresponde”. Para el experto, lo que sí le genera esta apreciación de la divisa es  un mayor presión sobre los precios, por ende la “la probabilidad de que el BC suba  la TPM en el primer trimestre tiende a incrementarse, ya que no estaba en el escenario de nadie que el dólar estuviera en niveles de $730 recién comenzando el año”. 

A su turno, Sebastián Cerda, economista de CorpResearch, señala que más que el nivel en que se encuentra el dólar, “se debe analizar el contexto en que ocurre”.  Acota que  “lo que  debe hacer es monitorear hasta qué punto le genera más inflación de la contemplada, y en ese caso podría hacer un mayor ajuste monetario”. Felipe Bravo, economista de Santander, sostiene que “la clave es saber qué está detrás de la volatilidad cambiaria, y en este caso son factores que están ajenos a nuestra economía”. 

Efectos en el IPC

Esta escalada del dólar podría tener efectos de corto y largo plazo. En lo inmediato,  Aníbal Alarcón de BBVA ve incidencia en el IPC de  enero en pasajes de transporte aéreos, paquetes turísticos y en las carnes. Para el mediano plazo, en tanto, se podría reflejar en el precio de los automóviles nuevos y en los servicios indexados  y tarifas reguladas. 

Archivos relacionados

Enlaces relacionados