Economía & Dinero

El día “D”: Argentina se prepara para retornar al club de los mercados emergentes

Catalina Göpel 19/06/2017

Mañana la compañía MSCI tratará el caso del país vecino para decidir si lo retira de la categoría de mercado frontera, en la que permanece apartado desde 2009.

Las próximas 24 horas podrían marcar un punto de inflexión en Argentina. No precisamente porque se celebrará el feriado nacional por el día de la bandera, o por el esperado anuncio de la candidatura de Cristina K como senadora por la provincia de Buenos Aires para las legislativas de octubre. Es que el 20 de junio la compañía MSCI define el posible retorno del país vecino al club de los emergentes y su salida de la categoría de mercado frontera, en la que se encuentra apartado desde 2009.

El Morgan Stanley Capital International Emerging Markets Index (MSCI EM), que actualmente agrupa más de 20 países y que representa el 10% de la capitalización del mercado mundial, es el ticket en primera clase para la nación dirigida por Mauricio Macri, hambrienta de consolidar un modelo de reformas y de recibir inversiones de grandes fondos.

El pasado 22 de mayo, como resultado de su revisión anual de clasificación de mercado 2017, la compañía apuntó a tres índices: el MSCI China A (ver recuadro), el MSCI Nigeria para una posible reclasificación al estatus de independiente y al MSCI Argentina, que se dará a conocer mañana cerca de las 22:30 horas a través de su página web.

Tal como acuña la empresa, por más de 40 años los índices y análisis basados en la investigación de MSCI han ayudado a los principales inversionistas del mundo a construir y administrar mejores carteras.

“De confirmarse la noticia creo que ayudaría a dar un nuevo aire a los precios de las acciones teniendo en cuenta las tasas bajas en EEUU frente al gradualismo de la Fed”, comentó Federico Furiase, economista de Estudio Bein y académico en la maestría de Finanzas en la Universidad Torcuato Di Tella. Agregó que “Argentina ha desarrollado una serie de cambios que le mejoran su crédito y que intenta dar señales a la inversiones y las exportaciones”.

La apuesta. Entre los motivos que sustentan un posible cambio de categoría de Argentina está el haber hecho frente a una serie de trabas.

El país logró salir del default, puso fin a la salida del cepo cambiario, frenó el control de capitales a la inversión extranjera (uno de los principales peros para el MSCI EM), e implementó un régimen de metas de inflación. Todo para motivar el interés de incorporar algunos de sus activos a la gran cartera.

El estado actual del país vecino no permite que muchos fondos de inversión puedan posicionarse en acciones trasandinas, es por eso que tanto expectativas como riesgos son bastante grandes.

Un ejemplo de lo anterior es Pakistán, donde recién en mayo se hizo efectivo el cambio de frontera, ya que actualmente se encuentra a un año de haber sido recategorizado. “El día previo a la noticia el índice pakistaní hizo máximos históricos”, dijo Andrés Vilella Weisz, portfolio manager de Balanz Capital, y agregó que desde entonces a la fecha ha caído 13% en USD.

En lo que va del año, el índice Merval ha subido 21,63%, mientras que los CDS a cinco años han caído 25,68%.

Según Vilella, volver a tener a Argentina entre los países emergentes será un catalizador. “Tenemos en vista ocho posibles candidatos para salir a bolsa, varias de ellas cubriendo nuevos sectores que aún no tienen representación en Argentina como Aeropuertos 2000 y Despegar”.

Otro de los puntos que le juega a favor es que en los últimos meses logró modificar su calificación crediticia generando un impacto en el precio de los bonos, los riesgos y la tasa de interés. Así, el país pasaría a compartir el grupo con naciones como Brasil, Colombia, México, Perú y Chile.

Si bien su peso sería relativamente bajo, entre los cálculos realizados por la compañía tiene un potencia de 0,4%, suficiente como para generar un impacto en el mercado.

Los otros candidatos a una revisión

A pesar de que las acciones chinas que pueden ser incluidas en el MSCI son los títulos A -papeles que se transan en la bolsa de Shanghai-, la bolsa de Hong Kong también se vería beneficiada, según explica desde Hong Kong el consultor Dominic Cho, de GreySpark Partners.

Dado que las bolsas de China continental (Shanghai y Shenzhen) están cada vez más entrelazadas con el territorio chino de ultramar a través de la conexión bursátil que las une, un fuerte flujo de capital proveniente de inversionistas inspirados por el MSCI significaría un auge para los activos listados en Hong Kong también.

De hecho, agrega Cho, la expectativa de que China logre incorporarse a la nómina ya ha levantado la rueda de Hong Kong: el Hang Seng alcanzó la semana antepasada el nivel de los 26.000 puntos por primera vez desde 2015, con una fuerte alza en los montos transados.

La bolsa saudí espera resultados similares. Según comentó el CEO para el Medio Oriente y África de Deutsche Bank en una entrevista con Bloomberg, el banco calcula que la entrada de capital extranjero a la rueda del país superará los US$35.000 millones.