2042440_500.jpg

Economía & Dinero

Crecimiento del gasto público 2016 podría acercarse a 7% si no hay sobreejecución en 2015

Carlos Alonso 11/01/2016

Hacienda consideraba una expansión de 4,4% con respecto al gasto efectivo del erario 2015, para el cual contemplaba una sobreejecución. Aparentemente ese escenario no se concretará, y a lo más el Gobierno llegaría al 100% de ejecución presupuestaria.

En octubre del  año pasado, cuando se discutió el Presupuesto 2016, el  Gobierno enfatizó que el gasto público debería comenzar a frenar su expansividad, porque no era sostenible para las finanzas públicas mantener un erario  con  un crecimiento de  9,8%. Por ello, la iniciativa consideraba una proyección de aumento de gasto de 4,4% con respecto a lo efectivamente gastado en  2015, año para el cual se contemplaba una sobreejecución. 

Sin embargo, en noviembre de 2015 el gasto público creció sólo 4,7% respecto del mismo mes  del  año anterior, acumulando en el ejercicio un avance de 7,9%, menor al 9,8% esperado inicialmente para el año completo y del 8,4% correspondiente a la última actualización que realizó Hacienda en octubre. Asimismo, el porcentaje de avance de gasto sobre la ley aprobada llegó en noviembre a  86,7%, lo que implica que se requiere  que durante diciembre se haya gastado el 13,3% restante para cumplir la meta de ejecutar todo lo asignado. 

Este hecho incrementó las dudas entre los economistas sobre la  posibilidad de que el Gobierno concrete una sobreejecución, e incluso una ejecución total, de la Ley de Presupuestos 2015. Ante ello,  coinciden en que la expansión del erario 2016 no sería ya de 4,4%, sino que más bien fluctuaría entre  5,5% y 6,9%. De ser así, se mantendría una política fiscal relativamente expansiva en el presente ejercicio. 

Expertos

Los expertos tienden a estar de acuerdo  en que el freno del gasto público en los últimos  tres meses puede responder a una estrategia de Hacienda  para, por un lado, ayudar a moderar el déficit fiscal efectivo, y por otro, prepararse de mejor manera para el escenario de estrechez fiscal que se avecina en 2016 y 2017. Esto, considerando el deterioro que ha tenido el precio del cobre desde que Hacienda elaboró el Presupuesto 2016. Si bien en ese entonces se proyectó  un precio del metal efectivo de US$2,50 la libra para este año, el viernes pasado el cobre cerró en apenas US$2,04  la libra. A su vez, mientras que el valor de largo plazo del metal rojo  considerado por el Gobierno fue de US$2,98 la libra, todo indica que el próximo año el Comité de Expertos que define el tema lo deberá revisar a la baja. De hecho,  en su Informe de Política Monetaria de diciembre, el BancoCentral estimó un valor promedio a 10 años de US$2,6 la libra. 

El académico de la Universidad de Santiago y ex subdirector de la Dirección de Presupuestos, Guillermo Pattillo, indica que si Hacienda ejecuta el 100% del erario 2015, el gasto público de 2016 debería crecer en torno a 5,5%. “Es probable que desde el Ministerio de Hacienda se esté desacelerando el gasto en el margen, debido a la situación fiscal actual”,  afirma. Asimismo, agrega que “ello es positivo, ya que  una contención gradual del gasto ayuda a que el  déficit efectivo sea algo menor”.

Por su parte, el economista de Santander, Felipe Bravo,  asevera que lo más probable es que Hacienda ejecute el 100% del Presupuesto 2015, lo que llevará a que la expansión del gasto público esté en torno al 6,5%. Para Cecilia Cifuentes, economista de Libertad y Desarrollo (LyD), “si terminamos con una ejecución del 100%, el crecimiento real sería de 6,6% en 2016, por lo tanto, en ningún caso estamos hablando de  una  política fiscal restrictiva, sino más bien algo más moderada que en 2015, pero igualmente expansiva”.  En ese sentido, la economista acota que “en términos globales hay una política de Hacienda de moderar el gasto, pero tampoco es razonable que esta moderación se dé en ministerios importantes para la inversión”. 

En tanto,  Cristóbal Gamboni  economista de BBVA, señala que su proyección apunta a que “el aumento del gasto público en 2015 será de  7,4%. De ser así, el crecimiento  del erario 2016 sería del orden de 5,5%. Esto considera una  leve  sobreejecución de 101,2% del Presupuesto. Sin embargo, si Hacienda ejecuta la totalidad del  gasto 2015, la expansión  de este año sería del orden de 6,9%”. En ese contexto, Gamboni apunta a que “debido al escenario de estrechez fiscal por el  que atraviesa el país, no se sabe si este freno en el gasto es intencional o simplemente porque no tiene la capacidad para ejecutar  la inversión pública, pero de igual manera que no se gaste todo el presupuesto que se le asigna habla de un problema de gestión”. Al respecto, los expertos también coinciden en que hubo una subejecución del gasto de capital y una sobreejecución del gasto corriente en 2015. 

Archivos relacionados