Economía & Dinero

Con nueva baja en 2015, exportaciones e importaciones anotan su peor racha en 30 años

Carlos Alonso 08/01/2016

De acuerdo al Banco Central, los envíos retrocedieron 16,3% el año pasado, totalizando US$63.362 millones, su menor monto desde 2009.

El dólar cerró ayer en $721, su mayor valor en casi 13 años. Sin embargo, las exportaciones no logran capitalizar dicha alza de la divisa. De acuerdo al Banco Central, los envíos cayeron 16,3% en 2015, al totalizar US$ 63.362 millones, su menor monto desde 2009. 

Con ello, completaron cuatro años consecutivos de contracciones, siendo la peor racha en los últimos 30 años. Por su parte, las importaciones no tuvieron mejor suerte, pues retrocedieron 12,8% en 2015, su tercera baja consecutiva y la peor performance también desde 1985.  

En el desglose del año, las importaciones de bienes de capital  desaceleraron su caída  en 2015, ya que luego de mostrar bajas de 7,9% y 19,8% en 2013  y 2014, respectivamente, ahora se contrajeron sólo 5%, con un monto de US$11.619 millones. En términos mensuales la desaceleración de la caída fue mucho más fuerte, ya que pasó de caer 22,6% en noviembre a  retroceder  1,2% en diciembre. 

Mientras que las importaciones de consumo anotaron su segundo año consecutivo de contracciones, ya que luego de caer 7,8% en 2014 (US$19.999 millones), en 2015 retrocedieron 8,3% (US$18.336 millones). 

Las que sí acentuaron su caída en relación al 2014 fueron las compras de bienes intermedios, las que, ya que retrocedieron 17,1%, con montos por US$ 33.083 millones. La explicación de esta fuerte baja apunta a la caída que ha registrado el precio del petróleo, el que durante el año pasado cayó casi 30%.  

Esto hizo que las importaciones -en valor- de este producto bajaran  17,1% en 2015, frente al -5,6% de 2014. 

Precisamente, los economistas afirman que ésta es la principal razón que llevó a que las importaciones  totales aceleraran su caída en relación al 2014, ya que al analizar el comportamiento de las importaciones, tanto de bienes de capital como de consumo, se evidencia una estabilización. 

En ese contexto, el economista de Clapes-UC, Juan Bravo, sostuvo que “en la caída de 1,2% de las importaciones de bienes de capital  de diciembre hay efectos de base de comparación que influyen bastante, ya que se debe recordar que en el mismo mes del año pasado creció bastante (25%) por lo que  si se mira desde ese punto de vista no es una mala cifra”, indicó. 

Por ello, agregó que  “no seguirán cayendo y  se tenderán a estabilizar en 2016, pero en ningún caso esperamos una recuperación rápida”, acotó.  Felipe Bravo, economista de Santander añadió que mientras las expectativas empresariales no mejoren, las importaciones de bienes de capital seguirán débiles, afectando el repunte de la inversión en 2016. 

Exportaciones

En el global anual los envíos cayeron 16,3%  al  totalizar un monto de US$63.362 millones, mientras que la merma que registró en diciembre fue aún más fuerte, ya que retrocedieron 26,4% con un monto de US$5.201 millones, caída mayor a la de noviembre (-10,4%) y octubre (-17,9%).  

En el detalle, la minería aumentó su retroceso, ya que pasó de contraerse 6,2% con un monto de US$ 41.041 millones en 2014 a caer  18,2% el año pasado, totalizando US$33.571 millones.

La industria también mostró una caída de 15,2% (US$24.510 millones) frente al alza que tuvo en 2014 de 6,8% con montos por US$28.897 millones.  Y  la agricultura también bajó 7,9% en 2015, pese a contar con un mayor precio del dólar. 

En diciembre, en tanto, las exportaciones mineras retrocedieron -28,7% con montos por US$2.803 millones. A su vez, las compras industriales se contrajeron 22,3%, con montos por US$1.955 millones y la agrícolas cayeron 28,3% (US$443 millones). 

Para los expertos, la explicación detrás de este mal rendimiento del sector externo responde a varios factores: el primer apunta a la desaceleración  y volatilidad por la que atraviesa la economía china, lo que afecta directamente el precio del cobre que representa la mitad de los envíos totales del país. A ello se suma la desaceleración de los principales socios comerciales, como Brasil, lo que ha afectado el desarrollo de las exportaciones industriales y agrícolas.   Para Bravo, “la desaceleración china seguirá afectando los envíos de cobre, junto con el menor crecimiento de los socios comerciales  como Brasil y Europa para los envíos industriales”. 

A su vez, Erik Haindl académico de la Universidad Gabriela Mistral subrayó que “lo más probable es que las exportaciones de cobre continúen cayendo, porque el precio del metal se mantendrá en niveles bastante bajos”.  

Así las cosas, la balanza comercial de 2015 terminó con un saldo positivo de  US$4.142 millones, a pesar de que diciembre mostró un saldo negativo de US$150 millones.  Pero no sólo en el último mes se produjo una balanza comercial deficitaria, ya que en junio, julio, agosto y septiembre también hubo un saldo negativo. 

Archivos relacionados