2313130_500.jpg

Claudio Melandri: "A los trabajadores les va a ir bien en la medida que a las empresas le vaya bien"

Carlos Alonso 12/07/2016

Respecto a la Reforma Laboral afirma: "Me hubiera gustado que fuera algo más flexible, que no pusiera lo sindical como sinónimo de huelga". Enfatiza que si bien "es importante preocuparse de la equidad, también lo es la capacitación".

“Recibimos esta distinción con humildad, pero también nos alegra porque es el resultado de muchos años de trabajo”. Esa es la primera reflexión que realiza el gerente general y country head de Santander Chile, Claudio Melandri al comentar el premio que la Fundación Carlos Vial Espantoso le entregará hoy por sus buenas prácticas  laborales.  

En este contexto, Melandri sostiene que “hoy día está muy presente el tema sindical  debido a la discusión de la Reforma Laboral, pero este banco lleva 25 años tratando el tema de recursos humanos con políticas modernas y con total apertura”, precisó. En ese sentido, resalta que el banco tiene aproximadamente el 70% de sindicalizados agrupados en 24 sindicatos. 

“Es un tema que se basa en la confianza y de entender que a los trabajadores les va a ir bien en la medida que a la empresa le vaya bien”, comentó. 

En este aspecto, Melandri enfatiza que la política que tiene el banco con sus trabajadores es de “puertas abiertas.  Tenemos una política de puertas abiertas con los sindicatos. Una o dos veces al año me reúno con quien quiera reunirse conmigo”. 

Para el gerente general de Santander, la clave de la buena relación que tiene con sus trabajadores está en la confianza.  “Para que a  la empresa le vaya bien  es necesario  hacer partícipe a los sindicatos de las decisiones que el banco va tomando, y de resolver  las dudas que ellos tengan”, puntualiza.

Considerando la experiencia en relaciones laborales, ¿cómo evalúa la Reforma Laboral que salió del Congreso?

-He visto críticas a la Reforma Laboral, y alguna de ellas las comparto, ya que rigidiza mucho el mercado laboral, lo que no es bueno, porque para generar empleo es preferible tener un mercado laboral más flexible. 

En ese sentido, ¿quedó pendiente una reforma que apuntara a un mercado más flexible poniendo énfasis en la mayor participación de mujeres y jóvenes?

-Es importante preocuparse de la equidad, mejorar la distribución del ingreso, pero también lo es el  preocuparse de la capacitación. Me hubiera gustado que la reforma fuera algo más flexible, que no se ponga el tema sindical como sinónimo de huelga, me da la sensación de que con esta reforma todo conflicto se va a resolver con una huelga y eso no puede ser.  No es bueno para la productividad, para los trabajadores, ni para la empresa. Hay otras formas para buscar mejores condiciones laborales. Echo de menos temas de incentivo al empleo de los jóvenes, de mujeres y mayor flexibilidad en los horarios

¿Por qué cree que se incorporó la palabra sindicato como sinónimo de huelga? 

–Lo que he visto es que desde que se comenzó a gestar la Reforma Laboral hubo una cantidad de huelgas que no había visto en años.  Vi discursos un poco duros y todo se fue centrando en que la solución era la huelga, o bien en la Corte Suprema. 

Hace un año, en entrevistas anteriores usted insistía en apostar por los consensos, ir de menos a más, ser más optimista. ¿Aún mantiene esa visión de que se puede lograr ese objetivo? 

-En los últimos 25 años el país avanzó. Se logró reducir la pobreza de manera importante, no del todo, pero se avanzó. Si bien queda por mejorar y seguir satisfaciendo las demandas de la gran clase media que se forjó, el país se caracterizó por hacer las cosas bien, hacerlas de manera consensuada, respetando los distintos puntos de vistas. Eso se ha perdido, hay una crisis de confianza pública y privada, agravada por los casos de corrupción de la política, y empresarial que no ayudan a generar confianza. Pero además veo que se trata de avanzar en reformas que pueden ser válidas, pero sin escuchar la posición antagonista.

¿Cómo describe el momento económico actual del país?

-El país está creciendo menos de lo que debería crecer. Si bien tiene los fundamentos macroeconómicos sólidos y mejor que muchos otros países, el crecimiento de Chile se han visto afectado por la crisis de los de los commodities, no veo ninguna razón para que este país no crezca, por lo menos, un punto o punto y medio más de lo que está creciendo ahora. Esa menor expansión se debe a la crisis de confianza por la que está atravesando el país.

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés ha tratado de poner en el centro del debate el crecimiento y además se lanzó una agenda de productividad, ¿no es suficiente para repuntar el crecimiento?  

-Estoy 100% de acuerdo con el mensaje que ha entregado el ministro de Hacienda para retomar el crecimiento, pero el problema está en que las medidas que se han dado a conocer son de largo plazo, por lo que faltan políticas de corto plazo para que este país retome el ritmo de crecimiento que necesitamos para avanzar en mayor equidad. 

El ministro de Hacienda dijo que lo más probable es que el proyecto de ley de bancos se podría aplazar por el Brexit, ¿cuál es su visión al respecto?

-No he escuchado eso, y no veo que ese tema  tenga relación con el proyecto de la ley general de bancos. La última modificación en Chile se hizo hace 20 años, y es necesario mirarlo en esa perspectiva, ya que la legislación debe  apuntar a tener un sistema financiero aún más sólido, más solvente y más moderno. Eso beneficia al país. Es súper importante para Chile avanzar rápido y ojalá la tramitación en el Congreso sea expedita también para evitar confusiones, comentarios  o tensiones innecesarios que generen incertidumbre. Los mercados necesitan certezas para poder operar.