Economía & Dinero

China: pese a crecimiento más débil, mercados se calman ante posibilidad de estímulo

Paula Namur 20/01/2016

Según analistas, el gobierno tiene margen para actuar. Ayer el central dijo que inyectará US$91 mil millones para aliviar la falta de liquidez antes del año nuevo chino.

Luego de que el lunes en la noche el gobierno chino informara que el gigante asiático creció a su menor ritmo en un cuarto de siglo el año pasado, ayer los mercados rebotaron y el optimismo primó en general en los mercados emergentes. ¿La razón? La expectativa de que el gobierno chino se vea obligado a tomar medidas de estímulo que impulsen a su desacelerada economía. 

El PIB creció 6,9% en 2015, mientras las ventas minoristas repuntaron 11,1% y la producción industrial creció 5,9%. Estas últimas dos cifras estuvieron levemente por debajo de las expectativas. “Mirando hacia delante, esperamos que el PIB crezca 6,7% en 2016, apoyado por el sector servicios y un estímulo adicional”, aseguró la economista de Natixis para Asia, Alicia García Herrero, quien espera un recorte de tasa de interés de 50 puntos base desde el primer trimestre.

Tras conocerse los datos, ayer el cobre subió 1,85%, cerrando en US$2,01418 la libra. Los índices bursátiles también tuvieron una jornada positiva: el Shanghai Composite subió 3,22% y el CSI 300 repuntó 2,95% (aún así, acumulan caídas de hasta 15%). Por el contrario, el petróleo WTI y Brent vieron caídas, cerrando en US$28,52 y US$27,08, respectivamente luego de la advertencia de la Agencia Internacional de Energía respecto de una futura sobreoferta.

El banco central de China anunció ayer que inyectará más de 600 mil millones de yuanes (US$91 mil millones) para ayudar a aliviar la falta de liquidez prevista para antes del Año Nuevo Lunar, que se celebra a comienzos de febrero. El Banco Popular de China se comprometió a mantener una liquidez “razonable y adecuada” en el sistema bancario y a sostener estables las tasas de interés del mercado, dado que la volatilidad aumenta antes de su Año Nuevo.

A esto se sumó el llamado a la calma del economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, quien dijo que, si bien China enfrentaba riesgos, los últimos datos habían estado en línea con las proyecciones del organismo.

“No es desmesurado sugerir que (los mercados) podrían estar reaccionando muy fuerte a evidencia más bien pequeña en un ambiente de volatilidad y aversión al riesgo”, dijo Obstfeld en una conferencia de prensa luego de darse a conocer el Panorama Económico Global, que mantuvo la proyección de China de un crecimiento de 6,3% para este año y 6% para el próximo.

De todas maneras, la advertencia llegó desde Estados Unidos. “Puede que se haya visto un rebote por hoy (ayer), considerando lo severa que fue la liquidación la semana pasada, pero no creo que hayamos resuelto todos los problemas en el mercado”, dijo a Bloomberg Nick Sargen, asesor senior en Fort Washington Investment Advisors. “La pregunta es cuánto se está desacelerando la economía en realidad y cuándo veremos un piso para el precio del petróleo”, agregó.

Espacio de maniobra

Pero ¿tienen espacio las autoridades chinas para reaccionar? De acuerdo con varios analistas, sí. En primer lugar, la tasa de interés del banco central a un año está en 4,35%, lo cual le da al Banco Popular de China la capacidad para reducir las tasas en más de 400 puntos base en caso de ser necesario, destacan analistas de Wells Fargo en una nota a clientes. Además, el ratio de reserva requerido para los grandes bancos es de 17,50%. “Ahora que el capital se está yendo de China, el organismo tiene los medios para reducir el ratio de reserva de manera significativa para apoyar la capacidad de los bancos de prestar dinero”, agregaron economistas de Wells Fargo.

Otro espacio de maniobra se da porque la deuda pública como porcentaje del PIB es de sólo 15%, de manera que el gobierno podría anunciar medidas adicionales de política fiscal para apuntalar la economía. 

En la misma línea, Oxford Economics espera una política fiscal más expansiva y otro recorte de tasa de interés, además de varios recortes en la tasa de reserva de los bancos.

Archivos relacionados