2172120_500.jpg

Economía & Dinero

China asegura en Davos 2016 que su economía ha entrado en una etapa de "nueva normalidad"

EFE 21/01/2016

El vicepresidente del país asiático, Li Yuanchai, señaló que el crecimiento económico estará enfocado en concentrar más en la calidad que en la velocidad del proceso.

La economía de China ha entrado en una fase de “nueva normalidad”, con un tipo de crecimiento que intentará concentrar más en la calidad que en la velocidad del mismo, dijo hoy el vicepresidente de ese país, Li Yuanchao. 

Durante una intervención en el Foro entrado en una fase de “nueva normalidad”, con un tipo de crecimiento que intentará concentrar más en la calidad que en la velocidad del mismo, dijo hoy el vicepresidente de ese país, Li Yuanchao. 

Durante una intervención en el Foro Económico Mundial de la ciudad suiza de Davos, Li describió este nuevo periodo como de “crecimiento más estable” y basado en una mayor diversificación de los sectores que lo sostienen. 

“Para esta nueva normalidad necesitamos cambiar el modelo de crecimiento, cambiar el concepto de desarrollo, la manera como crecemos, y centrarnos más en la calidad que en la velocidad”, afirmó Li en una charla que ha sido una de las más esperadas durante esta 46 edición del Foro de Davos. 

China es uno de los protagonistas de esta cita anual de dignatarios, magnates, ejecutivos y académicos, en la que la desaceleración de la segunda economía del mundo ha sido uno de los temas más comentados. 

“La prioridad de China en los próximos años será mantener un crecimiento medio-alto”, precisó Li, quien aseguró que su país mantiene su atractivo para los capitales internacionales. 

Detalló que el año pasado se recibieron US$126.000 millones de inversiones directas, un 5,6% más que en 2014. 

La disminución del ritmo de crecimiento que China mantuvo durante un decenio supuso una rebaja de su demanda de materias primas, lo que contribuyó a la caída de sus cotizaciones a lo largo de 2015. 

“China sigue siendo la mayor fuerza motora del crecimiento global”, destacó el político, ante los temores que ha causado la confirmación de que su economía progresó un 6,9% el año pasado y que la proyección para 2016 es del 6,8%, frente a las cifras de dos dígitos que presentaba hasta hace pocos años. 

Para confirmar la fortaleza económica de China, Li explicó que el PIB creció en 2015 en US$500.000 millones, el mayor incremento a nivel mundial en una economía que está valorada en US$10 billoneS. 

Destacó que el consumo interno experimentó un crecimiento del 66,4% en 2015, lo que representó un 15,4% más que en el ejercicio anterior, mientras que las inversiones se incrementaron en un 30,3%. 

El sector servicios, por su parte, progresó un 2,4% y actualmente representa el 50,5% de la economía de China, país que, garantizó Li, tiene “un gran potencial, capacidad de resistencia y un amplio espacio para ajustar sus políticas económicas”.