1492022_500.jpg

Economía & Dinero

China ahorraría más de US$460.000 millones anuales con la baja de las materias primas

Bloomberg 25/01/2016

El año pasado, el gigante asiático ahorró US$188.000 millones en costos de importación de una canasta de diez materias primas. El país importó en 2015 cantidades récord de mineral de hierro, soja y concentrado de cobre.

Los efectos perjudiciales de la depresión en los precios mundiales de las materias primas están propagándose por varios países, desde Brasil hasta Sudáfrica. ¿El mayor beneficiario? Podría decirse que es China, el país al que se suele culpar por bajar los precios debido a la desaceleración de su crecimiento económico.

Lo que ahorra China por la depresión de las materias primas asciende a US$460.000 millones por año, según cálculos de Kenneth Countis, exvicepresidente de Goldman Sachs para Asia. De esa suma, unos US$320.000 millones se deben al abaratamiento del petróleo, y el resto a otras materias primas de energía, metales, carbón y materias primas agrícolas.

Los beneficios están se están reflejando en la economía, con la caída o estabilización de todo tipo de precios, desde la calefacción de hogares y los precios de la nafta hasta el costo de las materias primas para las fábricas. 

Ahorros

El año pasado, China ahorró US$188.000 millones en costos de importación de una canasta de diez materias primas, desde el petróleo y la soja hasta el gas natural, dijo el Ministerio de Comercio en un comunicado este mes. “Eso bajó significativamente los costos de las empresas locales y mejoró la eficiencia”, anunció el portavoz del ministerio.

Ayudando a bajar la inflación, la depresión de los precios de las materias primas también les dio más margen a los diseñadores de las políticas para flexibilizar la política monetaria con el fin de apoyar el crecimiento económico, que desaceleró al ritmo más lento en veinticinco años en 2015. 

Costos de importación más bajos también ayudaron a que el superávit comercial del país se disparara a US$594.500 millones el año pasado, lo que ayudó a mitigar flujos de salida de capitales que han presionado al yuan.

China está aprovechando los precios más bajos. El país importó un récord de crudo el año pasado en tanto el precio anual promedio más bajo del petróleo en más de una década incentivó la acumulación de stock e impulsó la demanda de las refinerías independientes. El año pasado, el país importó cantidades récord de mineral de hierro, soja y concentrado de cobre.

“China es la gran ganadora del colapso de los precios de las materias primas”, dijo Courtis, quien actualmente es presidente de Starfort Holdings. “Una gran parte de esa ganancia imprevista se está transfiriendo a la población local”, sostuvo.