chile

Economía & Dinero

Chile tiene los menores impuestos a la renta de las personas entre los países de la Ocde

Víctor Petersen 27/04/2018

Según un reporte del organismo internacional , el trabajador promedio paga poco más de una cuarta parte de su salario en impuestos sobre la renta y aportes en seguridad social.

Tal como venía registrándose en los últimos años, Chile apareció nuevamente como el país con la menor tasa impositiva personal neta promedio (TIPNP) entre los miembros de la OCDE, tasa definida como la suma del impuesto sobre la renta personal, más las aportaciones a la seguridad social del trabajador.

Esto dado principalmente a que, de acuerdo al último informe “Impuestos sobre los salarios 2018” del organismo internacional, en nuestro país esta carga impositiva llega solo a 7%, considerando que el ingreso laboral promedio mensual en Chile -que se ubica levemente por sobre los $500 mil- está exento de impuestos, por lo que solo se considera el 7% obligatorio para las prestaciones de salud.

“Chile tuvo la carga fiscal más baja entre los 35 países miembros de la OCDE en 2017. El país ocupó el mismo puesto en 2016. El trabajador soltero promedio en Chile enfrenta una carga fiscal de 7.0% en 2017 en comparación con el promedio de la OCDE de 35.9%”, explicó la entidad, detallando que “en Chile, las contribuciones a la seguridad social de los empleados representan toda la carga fiscal en el nivel de ingresos promedio, en comparación con el 23% de la carga fiscal promedio de la OCDE”.

En este sentido, el organismo destacó que “las cotizaciones a la seguridad social de los empleados con respecto a las pensiones (cotización a las AFP) y el desempleo (Seguro de Cesantía) no son clasificados como impuestos en este informe, ya que los pagos se realizan a instituciones privadas”, mientras que “las contribuciones al antiguo sistema de fondos de pensiones administrado por el gobierno no se incluyen en la modelización porque se relacionan con una minoría de empleados”.

Datos globales

Con todo, el trabajador con ingreso promedio en los países de la OCDE, paga poco más de una cuarta parte de su salario bruto en impuestos sobre la renta y aportaciones a la seguridad social (25,5%), una proporción que se ha mantenido relativamente estable durante las dos últimas décadas.

Al respecto, Bélgica tuvo la tasa más alta, de 40.5%; Dinamarca y Alemania fueron los únicos otros países con tasas superiores al 35%. Chile y México tuvieron la tasa impositiva personal neta promedio más baja, con7% y 11.2% respectivamente. Corea fue el único otro país con una tasa menor al 15%.

Los aumentos en la tasa impositiva personal promedio en 20 de los 35 países miembros de la OCDE en 2017, se debieron principalmente según la entidad, a los aumentos salariales que redujeron el impacto de los subsidios y créditos libres de impuestos.

En tanto, el informe también detalló que en todos los países de la OCDE, la carga fiscal para familias con hijos y un solo ingreso, es menor que para los solteros sin hijos, excepto en nuestro país y México, donde a ambos tipos de familia se les aplican los mismos niveles de tributación. Las diferencias representan más del 15% de los costos laborales en Bélgica, Canadá, la República Checa, Alemania, Hungría, Irlanda, Luxemburgo y Eslovenia.