2311326_500.jpg

CFA pide mayores resguardos para limitar efectos fiscales del Fondo de Infraestructura

Carlos Alonso 06/07/2016

El Consejo Fiscal Asesor también recomendó a Hacienda que un organismo internacional como el FMI o la OCDE se pronuncie si se está cumpliendo con el espíritu de la regla de balance estructural.

Si bien el Consejo Fiscal Asesor (CFA) no entregó una opinión propia sobre si la creación del Fondo de Infraestructura tenía o no impacto sobre el balance estructural, sí entregó una serie de resguardos para cuidar su solvencia y limitar los efectos implícitos que este proyecto puede generar en las cuentas fiscales. 

Con este análisis, el consejo da respuesta a un requerimiento que el pasado 6 de junio hizo la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados. 

En su informe, el consejo señala que el proyecto de ley dispone de una serie de mecanismo que buscan resguardar el correcto funcionamiento, entre ellos, que el directorio tenga los incentivos adecuados para una administración eficiente, entre ellas, que 3 a 5 sean seleccionados a través del Sistema de Alta Dirección Pública; que genere utilidades y elabore un plan quinquenal que deben ser aprobados por la junta de accionistas, además del cumplimiento de las normas que rigen a las sociedades anónimas y de la supervisión de la superintendencia de Valores y Seguros.

Sin embargo, añaden que “la conformación del directorio de la empresas y las demás exigencias antes descritas no son necesaria garantía de que ella se dedique sólo a financiar proyectos de inversión rentables y que se tome decisiones desligadas del ciclo político y de sus naturales presiones. De hecho, dada la naturaleza de la operación de la empresa, la calidad de las decisiones que tome el directorio en un momento dado sólo podrán evaluarse con posterioridad y en plazos largos”.

Por esta razón el consejo considera importante que, de aprobarse la creación de esta empresa, la ley incluya la mayor cantidad de resguardos posibles con el fin de limitar los riesgos de la operación de la empresas -en particular-, su capacidad de preservar los ingresos futuros hayan sido comprometidos vía endeudamiento y de evitar el financiamiento de obras que no sean socialmente rentables”. 

Entre estos resguardos adicionales se pueden contabilizarse los siguientes: definir los límites explícitos al apalancamiento financiero; establecer los requisitos mínimos a la clasificación del riesgo y sus obligaciones, constituir mecanismos para asegurar que los peajes de las obras cuyas concesiones expiran y pasan a la empresa al menos cubran los costos de mantenimiento de las obras y para que fijen con criterios que resguarden los principios de libre competencia. También sugieren seleccionar a todos los directores y no a sólo 3 de ellos a través de Alta Dirección Pública, y explicitar la lista de activos que potencialmente pasarían a la empresa y su temporalidad, y realizar un traspaso gradual de activos desde el fisco, facilitando la evaluación de su funcionamiento. 

Por último se pide que un organismo internacional como el FMI o la OCDE se pronuncie sobre la idoneidad de crear una empresa como esta, no en términos de su contabilidad fiscal, sino más bien en cuanto a si cumple con el espíritu de la regla de balance estructural.

Visiones .Guillermo Pattillo, ex subdirector de presupuestos, señaló que “no se ve una opinión propiamente tal del consejo, por lo que la pregunta que se le realiza a esta entidad no está respondida”. Para el también académico de la Universidad de Santiago, “si bien es cierto que es difícil aproximarse a cuáles serían los efectos, es importante hacerse una idea de cuáles son los efectos que puede generar la creación de una nueva empresa fiscal, y que éste sea el camino más eficiente para resolver el problema de una mayor inversión”. Mientras que el diputado e integrante de la Comisión de Hacienda, Ernesto Silva (UDI), subrayó que “con este informe quedan planteados implícitamente los problemas que puede generar a la regla fiscal. El hecho que se recomiende la opinión del FMI para que se pronuncie sobre si cumple o no con el espíritu de la regla fiscal es una señal potente de que se está viendo con preocupación la estructura del fondo”.