Economía & Dinero

Censo 2017: expertos dicen que cobertura para asegurar calidad de datos no debió ser menor a 95%

Carlos Alonso 21/04/2017

Asimismo, coinciden en que la información de las viviendas no logradas no debe extenderse más allá de una semana en zonas urbanas para evitar duplicidad de información. Desde el INE aclararon que el alcance de viviendas se conocerá “bastante más adelante”.

En el día posterior al Censo Abreviado 2017, el Gobierno catalogó como “exitoso” el proceso estadístico. Es más, la propia Presidenta Michelle Bachelet agradeció a los funcionarios del Instituto Nacional de Estadístico (INE) y señaló que “fue una jornada muy positiva para Chile, todo el país se puso en movimiento para que el Censo 2017 fuera un éxito”. No obstante, hubo 15 comunas en la Región Metropolitana que tuvieron déficits de voluntarios, y otras varias más en regiones, por lo cual no se cumplió el objetivo de cubrir el 100% de la población en zonas urbanas. Ante esto, la directora del INE, Ximena Clark, enfatizaba que este escenario estaba previsto. “Siempre en este tipo de censos se logra un porcentaje importante de las viviendas, y el resto se llega en días posteriores, en lo que se llama recuperación de la cobertura”, subrayó Clark.

Sin embargo, consultada sobre la cantidad de viviendas logradas el día 19 de abril, la directora aseveró que “nunca se entrega esa cifra en una fase tan temprana, sino bastante más adelante. Todavía queda un proceso por recorrer”. No obstante, para los expertos lo ideal en un censo de este tipo es que se logre una cifra muy cercana al 100% y que no baje del 95%, sobre todo en zonas urbanas. Para una experta que participó en las primeras etapas del proceso, “la cobertura no puede ser menor a 95%. De no ser así la calidad de la información puede verse afectada”.

Misma visión entregó el ex subsecretario de Economía y académico de la Universidad Mayor, Tomás Flores, quien afirmó que “para los censos de hecho que se hacen en un solo día la cobertura debe ser del 95%. Ese es un mínimo requerido para asegurar la calidad de los datos”. Juan Eduardo Coeymans, ex director del INE, aseveró que “lo esperable era que al menos la zona urbana se llegara por completo, pero aparentemente problemas logísticos y de falta de censistas no se logró”. Para el economista, “la norma internacional apunta a que los censo de hecho tenga una cobertura de 100% en un día”.

David Glejberman, asesor de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y ex integrante de la Comisión para la Transparencia del Censo 2017, dijo que “no hay una respuesta única. La cobertura óptima es el 100%”. Acotó que “cuando el Censo es de hecho, y por tanto se realiza en un período muy corto (un día) es esperable que no se alcance a cubrir todo el territorio. Pero si el sistema de información funciona bien, al día siguiente se sabrá qué es lo que no se pudo censar y en los días siguientes (un par de semanas) se procederá a realizar el relevamiento de las zonas no cubiertas”. Para Glejberman “lo importante es que se sepa con la mayor precisión lo que falta censar y disponer los medios lo antes posible para completar el relevamiento”.

Una semana. Para los expertos, la recuperación de las viviendas no logradas en zonas urbanas no se debe extenderse más allá de una semana, ya que de no ser así podría verse afectada la calidad de la información recopilada. En este punto, Glejberman, dijo que “cuanto más tiempo pasa, más difícil es para algunas personas recordar dónde pernoctaron y si su vivienda fue o no censada. Cuanto más se demore, más riesgos de duplicar u omitir viviendas y personas”. Opinión similar entregó Flores : “Lo más importante es que la recuperación de los datos sea lo más rápido posible, idealmente no más allá de una semana, ya que después se corre el riesgo de que a las personas se les cense dos veces”. Para Coeymans, “el peligro de extender el proceso por varios días es una duplicación de información, por lo que es clave que se realice lo más rápido posible”.