Economía & Dinero

Caen proyecciones para la mayoría de los principales socios comerciales de Chile

Francisca Guerrero 01/02/2016

Desde el WEO de abril de 2015, el Fondo Monetario Internacional ha recortado sus pronósticos para EEUU, Corea del Sur, Japón, Brasil, Perú y Taiwán.

Las cosas no lucen fáciles en 2016. De eso da cuenta el complejo comienzo de año en los mercados y las perspectivas del Fondo Monetario Internacional, que en sus últimos informes ha ido reduciendo sus pronósticos para el crecimiento global y para varias de las economías de nuestros principales socios comerciales. 

El panorama, aunque no alcanza a ser catastrófico, difiere bastante del que manejaba el Fondo en el informe que entregó en abril de 2015. EEUU, Japón, Corea del Sur, Brasil, Perú y Taiwán se cuentan entre los que han visto sus proyecciones reducidas en el informe de octubre pasado o en la más reciente actualización de enero, aunque en la mayoría de ellos persiste la tendencia de un repunte a 2017. 

Las cifras de China, la zona euro e India han permanecido estables, mientras que solo han mejorado para Holanda.

En el caso de Estados Unidos, segundo destino de las exportaciones chilenas, la proyección de abril respecto de una expansión de 3,1% en 2016 se redujo a 2,6% en el último informe del FMI. Así durante este ejercicio la primera economía mundial crecería dos décimas más rápido que en 2015, cuando su PIB aumentó 2,4%, según el informe preliminar revelado el viernes en el que se informó que el crecimiento del cuarto trimestre quedó en 0,7%, levemente por debajo del 0,8% que esperaba el mercado y bastante inferior al 2% del periodo julio-septiembre. 

A la luz de las cifras y las perspectivas, el economista jefe para EEUU de Capital Economics, Paul Ashworth, indicó que “asumiendo que el consumo se acelerará, como lo sugieren los fundamentos, el PIB debería crecer entre 2,5% y 3% en el primer semestre del año”. 

Por su parte, Alfredo Coutiño, economista jefe de Moody’s para América Latina, todavía ve a Estados Unidos como un motor de la actividad global, pero no por eso exento de riesgos. “La economía mundial podría estar peor ante un escenario de retroceso en la economía estadounidense, de tal forma que ante el avance que se espera en EEUU su contribución será positiva. Sin embargo, un avance menor en el resto del mundo puede afectar también a Estados Unidos, y ello en conjunto limitaría de manera más importante a la recuperación mundial y Chile no estaría ajeno a ese panorama”, indicó. 

Pero el cambio en las apuestas del FMI es mucho mayor en el caso de Brasil, nuestro primer socio comercial en la región y el sexto a nivel global. 

En abril de año pasado se esperaba que el gigante sudamericano se desacelerará hasta 1% en 2016, pero se comenzaron a sumar las señales que daban cuenta de que la crisis que enfrentaba era más profunda de lo que se pensaba y eso pesó cuando se calcularon nuevamente sus proyecciones. Hoy el organismo dirigido por Christine Lagarde apunta a una contracción de 3,5% para el país. 

En ese marco, Ernesto Talvi, director de la Iniciativa Brookings-Ceres para América Latina, asegura que, en relación a otros socios, “hay pocos canales de transmisión directa de los problemas de Brasil a Chile, por lo que podría haber a lo más algunos sectores golpeados pero no la economía en su conjunto”. Sin embargo, advierte que “lo más preocupante es el efecto contagio. Con capitales que ya no tienen muchas ganas de quedarse acá, una crisis en Brasil hará subir la prima de riesgo de todos los países de la región”. 

Estabilidad para China

De todas maneras, para el que se han mantenido estable las perspectivas es para nuestro principal socio: China. De acuerdo a los últimos dos informes, y sus respectivas actualizaciones, la segunda economía mundial se ralentizará hasta 6,3% este año y 6% el próximo, quedando por debajo de las metas de las autoridades, que aspiran a una expansión de 6,5%. En tanto, Corea del sur, nuestro segundo socio asiático y cuarto en el mundo, ya no crecería 3,5%, sino 3,2%. 

“Se espera que China y Corea del Sur moderen su ritmo de crecimiento durante este año, lo cual implica que no habrá mejoría en la demanda de comodities proveniente de Asia”, sostuvo Coutiño, al tiempo que destacó que la ralentización china junto con la crisis de Brasil tendrán un impacto negativo en Chile, que seguirá creciendo por debajo de su potencial entre 2% y 2,5%. 

Los socios europeos de Chile son para quienes mejor lucen las cosas. El conjunto de la Unión Europea se mantiene en los informes con un crecimiento de 1,7% este y el próximo año. Particularmente Holanda, el más relevante para nuestras exportaciones en este momento, crecerá 1,9% en ambos ejercicios, una perspectiva mejor a la de 1,6% y 1,7% que estimaba el FMI en abril pasado. 

Archivos relacionados