Economía & Dinero

Caballero: "No creo que la Fed suba la tasa en mucho más de 100 puntos base entre 2016 y 2017"

Olga Bustamante 04/01/2016

En términos generales, ¿qué le espera al mundo en 2016 en materia económica? ¿Será un año mejor o peor que 2015?

Difícil decir. Lo más probable es que, en promedio, el crecimiento global sea parecido al del 2015. Una de las fuentes más importantes de incertidumbre es que durante el 2015 hubo grandes cambios de precios relativos, como la caída del precio de los commodities y la apreciación del dólar. En el corto plazo, los países pueden usar sus buffers (amortiguadores) para absorber estos shocks y su impacto fiscal y revaluación de la deuda en dólares, pero éstos se agotan o estresan después de un tiempo. En el 2016 los ajustes se tendrán que profundizar donde se requieran. El Medio Oriente y Latinoamérica están en este escenario.

¿Se cumplirá el itinerario de alza de tasas anunciado por la Fed de 4 más en 2016 y otras 4 en 2017?

Sospecho que los ajustes serán menores que los que espera la Fed. Esto cambia si el precio del petróleo y dólar revierten su tendencia, pero por ahora no hay una razón evidente para que esto ocurra.

¿En vez de 8 alzas de tasas de la Fed en 2 años, ¿cuántas prevé?

No creo que la Fed suba la tasa en mucho más de 100 puntos base entre 2016 y 2017, a no ser que el BCE encuentre también razones para subirlas, y éstas no se ven por ahora.

¿La Fed podrá conducir esa alza de tasas sin dañar demasiado al resto del mundo?

Mi escenario central es que lo harán bien. La estabilidad de las economías emergentes no está dentro de su mandato o preocupación, pero su estabilidad financiera interna sí lo esta y por ende la protegerán. Y en ausencia de un episodio fuerte de aversión al riesgo, creo que la subida de tasas en USA no tendrá un efecto negativo de primer orden en la gran mayoría de las economías emergentes.

De todos modos, ¿cuáles son los países más frágiles y expuestos a dicho incremento?

Hay una diferencia entre fragilidad y exposición. Chile, por ejemplo, está muy expuesto a un alza de tasas y apreciación del dólar ya que es muy abierto y el sector corporativo está bastante endeudado, pero no es frágil. Brasil, por otro lado, no está tan expuesto pero está muy frágil. Algo similar ocurre con Malasia, Sudáfrica y Turquía, por nombrar a algunos.

En ese contexto, ¿la economía de EEUU podrá seguir siendo el motor del mundo? ¿Ve alguno más?

Ese es el principal motor, sin lugar a dudas. Y China, que si bien se ha desacelerado, aún es uno de los grandes motores del crecimiento mundial. A la India le falta tiempo para tener el peso que se requiere para ser un motor de crecimiento mundial, pero va bien encaminado. También nos podríamos llevar una sorpresa desde Europa, especialmente si Alemania se ve forzada a una fuerte expansión fiscal para absorber a los inmigrantes.

Tras el gran temor que hubo sobre China pasada la mitad del año, ¿se volvieron a estabilizar sus perspectivas? 

Había dos fuentes de preocupación. La primera era la desaceleración real, especialmente en el sector industrial que es el más relevante para nosotros. El otro era una catástrofe financiera dada la fuerte caída de las acciones y el alto nivel de apalancamiento privado, especialmente en dólares. Siempre pensé que éste último riesgo estaba siendo exagerado, pero como la información de China es tan poco transparente, siempre está la incertidumbre de que la situación puede ser peor de lo que pensamos. Creo que con el pasar del tiempo éste último miedo se ha ido reduciendo, al mismo tiempo que se ha confirmado que la primera fuente de preocupación era real y está para quedarse. Pero desaceleración es muy distinto y menos dañino que una crisis financiera.

¿Entonces se consolidó la noción de un rango de crecimiento menor para China, pero no una debacle? ¿De qué hablamos para los próximos 5 años?

En promedio alrededor de 5%-6%, pero impulsado por servicios, que es menos relevante para los productores de commodities que la vieja economía de China. Esta última, se desacelera aún más.

¿Qué se puede esperar de Europa, Japón y los emergentes?

Europa con crecimiento mediocre pero con upside si la política fiscal para la absorción de inmigrantes es agresiva y también lo es el BCE. Japón también está en un estado crónico de crecimiento mediocre. Tuvo un gran impulso por la depreciación del yen, pero esa fuerza se está diluyendo.

En las economías emergentes hay mucha heterogeneidad. En promedio posiblemente lo hagan un poco mejor que el año pasado por un efecto base importante, por cuanto países como Rusia tuvieron ya un ajuste importante. Por otro lado, las economías atadas a China seguirán sintiendo el peso de la desaceleración de ésta. Y, como ya mencioné, hay economías que requerirán hacer ajustes que no han hecho y que también pueden entrar en crisis aún mayores, como Venezuela.

Dado todo lo anterior, ¿cuál es el principal riesgo para el mundo el próximo año?

Siempre el principal riesgo es algo que no está en el radar en este momento, ya que hay menos posibilidad de prepararse para éste. Pero dentro de los riesgos que son más visibles, están problemas geopolíticos y de terrorismo, incluyendo ataques cibernéticos a algún sistema financiero importante. Dentro de nuestra región, una desestabilización de Brasil es uno de los escenarios más peligroso.

Archivos relacionados