2311674_500.jpg

Brexit se interpone en los planes de la Fed. No habrá alza de tasas hasta ver su efecto

F. Guerrero/ Agencias 07/07/2016

En este marco, el mercado no apuesta por un alza de tasas por lo menos hasta dentro de un año. Por otra parte, el bono del Tesoro alcanzó un nuevo mínimo histórico en medio de la creciente aversión al riesgo.

Si la Reserva Federal encontró razones que le impidieron continuar con la normalización de su política monetaria en lo que va del año, el Brexit hoy se asoma como uno de sus mayores obstáculos. El banco central de Estados Unidos consideró, entre sus motivos para dejar intacta la tasa de interés, el referendo en el Reino Unido, y la situación podría no variar hasta ver con claridad los efectos de la determinación de dejar la Unión Europea por parte de los británicos. 

“Los miembros (del Comité de Mercado Abierto de la Fed) estuvieron de acuerdo en que, antes de evaluar si es apropiado otro paso para remover el relajamiento monetario, era prudente esperar información adicional sobres las consecuencias de la votación en Reino Unido”, según las minutas de la reunión realizada por la Fed el 14 y 15 de junio. 

La votación del Brexit, que golpeó a inversionistas y políticos, ha generado ansiedad en los mercados financieros y en los círculos que diseñan las políticas monetarias en todo el mundo, en parte porque podrían pasar años antes de que UK y el bloque europeo acuerden nuevas reglas sobre finanzas, comercio e inmigración.

Antes de la votación, la Fed había indicado que este año probablemente se aplicarían dos incrementos en la tasas, con lo que se evitaría un eventual sobrecalentamiento de la economía estadounidense. No obstante, desde el referendo británico, varios funcionarios de la Fed han dicho que la incertidumbre justifica tener un enfoque aún más cauto.

“A medida que consideramos los efectos del Brexit, tenemos que combinar ese efecto en Estados Unidos con lo que esté sucediendo en la economía estadounidense”, señaló la semana pasada el vicepresidente de la Reserva Federal, Stanley Fischer, precisando que al organismo le gustaría saber cuán rápido la economía británica alcanzará su nueva configuración comercial y si el Brexit será o no un ejemplo a seguir por otros países. 

En tanto ayer, el gobernador de la Fed, Daniel Tarullo reconoció que “nadie conoce realmente la magnitud y dudo que haya un momento en que la gente diga que el Brexit se ha acabado”, subrayando que “hay bastante incertidumbre”.

La economía está lista para el alza. Las minutas de la reunión de la Fed también apuntaron como un freno al alza de tasas la abrupta desaceleración de la contratación en Estados Unidos durante mayo. No obstante, varios postularon que esto podría ser solo ruido estadístico y la mayoría de los funcionarios argumentó que la economía estará lista para afrontar un ajuste de la política monetaria, a no ser que un impacto financiero o económico saque a Estados Unidos de su curso.

Justamente ayer se publicaron datos que dan cuenta de la fortaleza de la primera economía mundial. El ISM del sector de servicios, que representa más de la mitad de la actividad del país, marcó 56,6 puntos, su mayor registro desde noviembre del año pasado.

Pero en la misma jornada la Fed de Atlanta recortó sus estimaciones de crecimiento para el país en el segundo trimestre, desde 2,6% hasta 2,4%. Este viernes se conocerán los datos del mercado laboral de junio, mientras que el 29 de este mes se entrega la primera lectura del PIB del 2T. 

Con todo, las expectativas de alza de tasas volvieron a reducirse a mínimos. Para julio las apuestas del mercado cayeron a cero y no sobrepasan el 30% hasta el mismo mes del próximo año. 

El yuan también genera ruido. En medio de las consecuencias del Brexit, la moneda china ha sufrido una rápida depreciación. En las últimas semanas ha caído 1,7% frente al dólar, tocando ayer su mínimo desde noviembre de 2010. 

La última vez que el yuan se hundía así de rápido, los inversionistas de todo el mundo respondieron con pánico. Sin embargo, ahora el mercado se lo está tomando con calma.

Los inversionistas globales se sienten más cómodos con un yuan más débil, gracias a que el Banco Popular de China ha mejorado su comunicación con los mercados y ha tomado medidas para prevenir una espiral descendente de depreciación y flujos de salida de capital. 

Así, HSBC ve pocas posibilidades de un retorno a la agitación de enero, mientras que Beijing Gao Hua Valores indica que la moneda china será más fuerte frente a una cesta de sus socios comerciales a fin de año.

Por otra parte, el aparente optimismo que durante unos días permitió a las bolsas recuperar parte de lo perdido tras el shock que supuso el Brexit se ha disipado y se ha vuelto a imponer la aversión al riesgo.

Así, los rendimientos de los bonos del Tesoro ayer volvieron a cerrar en su nivel más bajo desde 1962, mientras el bund alemán está en mínimos históricos y el oro alcanzó máximos desde 2014.

Francia supera a UK y es 5° economía global

Francia y Reino Unido estaban luchando codo a codo ayer por ser la quinta mayor economía del mundo, con París tomando la delantera después de que una nueva caída de la libra a US$1,29 dejara atrás a Londres, según cálculos de Reuters.

En 2015 el PIB británico se mantuvo en 1,864 billones de libras (millones de millones), de acuerdo a las últimas cifras disponibles del FMI. El tipo de cambio promedio para el año en cuestión se utiliza normalmente para comparaciones entre los países, pero al utilizar el nuevo tipo de cambio, Francia se pone ligeramente adelante.

Con la libra cayendo debajo de 1,17 euros por primera vez desde 2013, eso quiere decir que el tamaño de la economía de Reino Unido ahora es equivalente a 2,172 billones de euros, por debajo del PIB oficial de Francia para el año pasado, de 2,182 billones de euros.

La votación del referendo en UK para separarse de la Unión Europea el 23 de junio ha golpeado a los mercados financieros, ha inquietado a los empresarios y ha castigado a la libra, que ayer bajó 0,07% contra el dólar estadounidense, llegando a 1,1650 euros.

Los tipos de cambio volátiles se traducen en que es difícil tener cifras fijas. Ayer, por ejemplo, Reino Unido recuperó brevemente el quinto lugar con la libra sobre los 1,17 euros por algunas horas, pero volvió a caer en la tarde.

UK y Francia, que tienen poblaciones similares, en torno a 65 millones de habitantes, se han cambiado anteriormente en los rankings. En 2014, UK superó a Francia, seis años después de que la crisis financiera golpeara a la libra y permitiera que Francia recuperara la corona que perdió en 1997.

Corralito inmobiliario se propaga en UK: van 6 fondos congelados

El corralito se cierne sobre la City ante la huida de inversionistas de los fondos inmobiliarios del Reino Unido. Ya son seis los que han suspendido los reembolsos para proteger su patrimonio.

Los primeros en tomar esa determinación fueron Standard Life, Aviva y M&G Investment, que juntos suspendieron fondos por un total de 8.900 millones de libras (o US$11.511 millones). Ayer, a primera hora se sumaba al listado Henderson, para que más tarde siguieran la corriente Canada Life y Columbia Threadneedle, con lo que los montos suspendidos crecieron hasta los 14.650 millones de libras. 

De acuerdo a Investment Association, ahora hay alrededor de 24.500 millones de libras asignados a los fondos de bienes raíces del Reino Unido. 

Los inversionistas comenzaron a retirar dinero de este tipo de activos en el período previo a la votación del referendo, agotando los niveles de efectivo, debido a que analistas de la industria advirtieron que los valores de las oficinas londinenses podrían caer hasta 20% en los tres años que el Reino Unido se tome para salir de la Unión Europea.

Preocupación entre inversionistas. La alarma ha comenzado a calar en el mercado. “Sin duda, es demasiado pronto para las quejas formales sobre este tema, sin embargo, hemos empezado a ver las primeras quejas de consumidores preocupados”, indicó la Financial Ombudsman Service, oficina de usuarios del sistema financiero del Reino Unido. 

“Es algo que está muy presente en nuestro radar. Aunque se esperaba la decisión de suspender los reembolsos, la extensión de las suspensiones es bastante preocupante”, agregaron. 

Jason Hollands, director gerente de la firma de inversión Tilney Bestinvest, dijo a Bloomberg que “el problema con los fondos abiertos es que comienza a haber ventas de pánico, por lo que realmente no tienen más remedio que suspender”.

Por otra parte, John Forbes, consultor independiente de bienes raíces, indica que hay “una pérdida de confianza en las valoraciones utilizadas” por los gestores de fondos. El ex socio de PricewaterhouseCoopers, que se especializa en este tipo de activos, agregó a Bloomberg que “los fondos minoristas tenían dinero en efectivo y saldos en acciones líquidas” para controlar los niveles normales de las salidas.