Economía & Dinero

Brasil: mantienen en 14,25% la tasa Selic en última reunión de Tombini

PULSO 09/06/2016

En la misma jornada, O Globo filtró que un delator aseguró haber pagado US$4,5 millones de dólares en efectivo a la campaña de Dila Rousseff.

El Banco Central de Brasil mantuvo  ayer la tasa de interés (Selic) en 14,25%, postergando la determinación de una baja ansiada por el mercado. En la última reunión de Alexandre Tombini, que será reemplazado por Ilan Goldfajn por decisión del presidente interino Michel Temer, el central planteó que la inflación sigue siendo demasiado elevada como para permitir una reducción. 

“El Comité reconoce los avances en la política de desinflación, especialmente la contención de los efectos de segunda ronda de ajustes de precios relativos. Sin embargo, se considera que el alto nivel de la inflación en doce meses y las expectativas de inflación distantes de los objetivos del régimen de metas de oferta no han dado margen para la distensión monetaria”,  indicó la entidad en un comunicado. 

De hecho, en la misma jornada se dio a conocer que la inflación en Brasil subió en mayo a su mayor ritmo mensual desde 2008. 

El referencial Índice de Precios al Consumidor Amplio  aumentó 0,78% el mes pasado, en comparación con el incremento de 0,61% registrado en abril, de acuerdo a lo informado por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística.

Los precios subieron 9,32% en los 12 meses hasta mayo, por encima del avance de 9,28% del mes previo. Esa tasa anual supera en más del doble el objetivo oficial de inflación de 4,5%, que se alcanzó por última vez en agosto de 2010.

Casos de corrupción. En medio de estos datos económicos, que siguen dando cuenta de la crisis, los casos de corrupción siguen avanzando en la justicia.

Si el martes la noticia golpeó al oficialismo, con la solicitud de arresto domiciliario contra varios líderes del PMDB, ayer el balde de agua fría volvió a caer sobre el PT. 

O Globo filtró que el ingeniero y representante en Brasil del astillero Keppel Fels, Zwi Skórnicki, que llegó a un acuerdo de delación compensada, aseguró haber pagado US$4,5 millones para la campaña de reelección de Dilma Rousseff, monto que no habría sido declarado a la Justicia Electoral como dicta la ley.