Economía & Dinero

Bienes Nacionales pone el acento en concesiones para proteger patrimonio

Pierina Bertoni 23/05/2016

La medida del ministerio de fines del año pasado, le permitió recibir ingresos por $2.605 millones por este concepto durante el primer trimestre de 2016.

Un cambio relevante es el que está realizando el Ministerio de Bienes Nacionales, ya que decidió cambiar completamente su estructura de administración, priorizando las concesiones de terrenos fiscales por sobre las ventas, y de esta manera preservar el patrimonio.

 Así al menos lo anunció el año pasado con la autorización de concesiones onerosas para la ejecución de 207 proyectos de energías renovables no convencionales en las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Maule, por un total de 50.528 hectáreas de propiedad fiscal. En total, la renta concesionada que recibirá el ministerio asciende a unos US$17 millones. 

El ministro de la cartera, Víctor Osorio, informó que los recursos que se registraron durante el primer trimestre de 2016 de la venta de terrenos por parte del ministerio representa un 56% de los ingresos, con $3.264 millones, mientras que los ingresos por concesiones de uso onerosas representa un 44% equivalente a $2.606 millones. Esta cifra es superior a las concesiones registradas en el primer trimestre del 2015, cuando este ítem significó sólo un 23% del  total, lo que equivalió a $1.719 millones.

Incluso a fines del año pasado las concesiones representaban un 27%, mientras que la venta de terrenos equivalía a un 73%. En montos, durante el 2015 las concesiones reportaron ingresos por $7.530 millones, mientras que la ventas por $20.431 millones. 

Al respecto, el ministro de Bienes Nacionales señaló que “nuestra administración ha privilegiado las concesiones para el aprovechamiento productivo del territorio, con lo que estamos preservando el patrimonio de todas las chilenas y chilenos, que actualmente es el 53% del territorio del país, mientras que promovemos el desarrollo de la inversión y el crecimiento de la productividad”.

Las concesiones onerosas consisten en el otorgamiento de un derecho especial de uso y goce de un bien de dominio fiscal con un objetivo preestablecido, por un plazo determinado que no podrá exceder de 50 años, y por una renta que se pagará de forma anual. 

“De igual manera, podemos señalar que los ingresos de Bienes Nacionales han registrado un enorme salto adelante, lo que se traduce en un aporte al desarrollo económico y social del país, ya que el 65% de las ventas y concesiones es transferido al presupuesto de los Gobiernos Regionales, en línea con el desarrollo armónico del territorio, la equidad, la descentralización y la igualdad de oportunidades que impulsa el Gobierno de Chile”, explicó el ministro.