Economía & Dinero

BC recorta expectativas de PIB 2016 y anticipa tercer año consecutivo de caída en la inversión

C. Alonso y R. Cárdenas 07/06/2016

La Formación Bruta de Capital Fijo se contraería 2,4%. De concretarse, sería la peor racha en casi 40 años. Para la actividad el entre rector fijó un rango entre 1,25% y 2%. Así, se abre espacio a una mantención de la tasa de interés en 3,5% en 2016.

Pese a que la economía  creció más de lo esperado en el primer trimestre, no alcanzó para que el Banco Central mejorará su visión sobre las perspectivas económicas en el segundo Informe de Política Monetaria (IPoM) del año que ayer presentó ante la Comisión de Hacienda del Senado.  Es más,  describe un escenario levemente negativo, ya que el rango de crecimiento se ajustó a la baja pasando de 1,25% -2,25% a uno entre 1,25% y 2%, con ello, el punto medio bajó de 1,75% a 1,65%.  Para el próximo año mantuvo el rango entre 2% y 3%. 

 

Pero el ajuste más drástico fue en la inversión, ya que pasó de esperar un crecimiento de 0,5% este año a una contracción de 2,4%. De  concretarse esta proyección, la Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF) acumularía tres años consecutivos de caídas. Este hecho no se dada desde la década del ‘ 70 cuando la inversión retrocedió 2,3% en 1971; 20,1% en 1972 y  6% en 1973.  En los años de las crisis globales como la asiática de 1999, esta variable cayó 16,1% en ese año, pero luego en 2000 creció 9,1%. Ahora bien, para la crisis subprime de 2008-2009, la inversión se contrajo en 12,1% en 2009 y luego en 2010 avanzó 11,6%. 

 

El BC argumentó que el ajuste en la inversión se debió principalmente al bajo ciclo de la minería, sumado a que “el componente de construcción y obras redujo su expansión respecto de fines de 2015, pese a la menor base de comparación. Ello fue provocado por los efectos negativos de la menor inversión minera, a lo que se sumó la desaceleración de la edificación habitacional”. 

En ese sentido, se espera que “en los próximos meses la inversión en construcción y otras obras debería continuar mostrando signos de debilidad, afectados principalmente por la minería. Otro elemento que el BC consideró en este ajuste fue que la inversión pública tendrá un desempeño acotado acorde con los objetivos de consolidación fiscal.

En cuanto al consumo, el ente rector subió levemente la estimación pasando de 1,8% a 2,1%. Para la demanda interna también hubo un ajuste a la baja, pasando de una estimación de 1,5% a  1%. 

“Esto debido a que algunos determinantes del consumo -expectativas y masa salarial-siguen débiles o se han debilitado, y  a que los niveles de importaciones de bienes de capital y la información sobre proyectos de inversión señalan un panorama poco favorable para la FBCF”, acotó el BC. 

En cuanto al mercado laboral, el informe advierte que “en los últimos meses el mercado laboral se ha deteriorado algo más rápido de lo previsto, lo que ha disminuido el incremento de los ingresos laborales, medidos por la masa salarial real”. Asimismo, el IPoM destacó que  la evolución del empleo asalariado, “cuyo crecimiento anual cayó de forma importante: desde algo menos de 2% a fines de 2015  a 0,5% en el trimestre móvil finalizado en abril”. De todos modos, acotó el BC, el aumento del empleo por cuenta propia ha ayudado a amortiguar el efecto sobre el crecimiento anual del desempleo total.

Tasa de interés e inflación

En marzo el Banco Central tenía incorporado como supuesto de trabajo un alza de la Tasa de Política Monetaria (TPM) durante el segundo semestre de este año, y otra durante 2017. Ahora, el incremento se postergó hacia fines de este año o bien principios del 2017, y otra  en meses posteriores a un año plazo. “El escenario base considera  como supuesto de trabajo para la TPM una trayectoria similar a la que se deduce de los precios de los activos financieros disponibles al cierre estadístico de este IPoM”, dice el BC. De esta manera, la política monetaria continuará siendo expansiva  durante todo el horizonte de proyección. 

El escenario base de este IPoM contempla que la inflación entrará dentro del rango de tolerancia del BC (2% y 4%) en el tercer trimestre de este año y descenderá hasta valores en torno a 3% en la primera mitad del 2017. Esta proyección contempla como supuesto de trabajo que el tipo de cambio real (TCR) fluctuará dentro de los niveles actuales. Por lo pronto el TCR ha aumentado algo respecto de los valores vigentes al cierre del IPoM anterior, ubicándose en torno a 97 (en su medición 1986=100). Así las cosas, para el cierre de este año, la perspectiva apunta a que la inflación estará en 3,6%, mientras que para 2017 en 3%.

Déficit de cuenta corriente de 2,2%

El Banco Central recortó su proyección para el déficit de cuenta corriente de este año, pasando de una estimación de 2,5% del PIB en marzo pasado a 2,2% en el IPoM presentado ayer.

La autoridad monetaria indicó que el volumen de las exportaciones  creció 2,4% anual en el primer trimestre, “lo que se originó principalmente por el buen desempeño del componente de servicios, el que aumentó 11,7% anual, reflejando el dinamismo de las exportaciones de servicios de turismo. A su vez, los envíos de bienes crecieron 1%, impulsados por el crecimiento de las exportaciones de cobre y por el desempeño menos negativo de las industriales”. Por su parte, el volumen de las importaciones de bienes y servicios cayó 3% anual, debido a la baja generalizada en todos los segmentos de bienes.

Con esto, la balanza comercial esperada para el año llegaría a US$ 2.070 millones, más que duplicando la estimación previa (US$800 millones).

El BC ajustó además levemente a la baja la estimación para el precio promedio del cobre, pasando de US$2,2 la libraen marzo a US$2,15 la libra en el actual informe.