Economía & Dinero

BBVA proyecta que este año se acabará la desaceleración en América Latina

Javiera Donoso 21/04/2017

La firma española augura un crecimiento de 1,1% para la región en 2017, seguido por un 1,8% en 2018. Las dos principales economías de la región, agregan, se recuperarán pronto.

El final de la desaceleración económica en América Latina está a la vuelta de la esquina. Por lo menos ese es el pronóstico de BBVA Research, según comentó ayer el economista jefe para la región de la firma, Juan Ruiz. Según las estimaciones del equipo de estudios del banco, agrupadas en la última versión del informe trimestral Situación Latinoamérica, la economía de la región pasará de haberse contraído un 1,4% en 2016 a crecer un 1,1% este año, un 1,8% el próximo y 2,4% en 2019.

“Nuestras proyecciones (…) siguen apuntando a un punto de inflexión después de cuatro años de desaceleración regional”, dijo el especialista, con una recuperación económica impulsada mejores condiciones externas -como una mejora en los precios de los commodities y un mayor crecimiento mundial- y fundamentos internos, como fuertes apuestas de inversión en infraestructura y políticas monetarias más expansivas. Sin embargo, advirtieron desde BBVA, este crecimiento sigue siendo más lento que el cerca de 2% de los países desarrollados -como Estados Unidos y Europa- y se encuentra por debajo de su potencial, ubicado en el nivel de los 3%.

Dentro de las previsiones de crecimiento de la firma, destacan las de Brasil y Argentina, las dos principales economía de América del Sur, que dejarían los números rojos a partir de este año.

Después del fuerte golpe de un crecimiento negativo 3,6% que sufrió la economía brasileña, en medio de las también fuertes turbulencias políticas -la ex presidenta Dilma Rousseff fue destituida en agosto del año pasado-, el banco español augura que el PIB del país crecerá un 0,9% este año y un 1,8% el próximo, poniendo fin a la recesión. Ruiz destacó el rol que ha jugado la administración de Michel Temer en el país, especialmente por la reforma fiscal que impulsaron, además de lograr una fuerte caída de la inflación que le ha dado más holgura al central de Brasil.

El principal riesgo a este escenario, explicó el economista regional de BBVA, es que los casos de investigación por corrupción en los que están implicados algunos miembros del círculo de Temer podrían causar una crisis política y debilitar el capital político que necesitará el mandatario para llevar a cabo la segunda etapa de la reforma fiscal: la reforma al sistema de pensiones.

En el caso de Argentina, la economía alcanzará un crecimiento de 2,8% este año y de 3% para el próximo, según estimaciones de BBVA subiendo desde la contracción de 2,3% que marcó en 2016. “El cuarto trimestre del año pasado y los primeros meses de este año ya estamos viendo indicadores de una recuperación en marcha. Aquí ya no es sólo confianza, sino que estamos viendo que la actividad económica ya está empezando a crecer”, resaltó el economista.

Además del consumo, el motor de estas buenas perspectivas y de la recuperación reciente, explicó Ruiz, ha sido “el despegue de la inversión” en sectores como el agrícola y energías renovables. Por lo tanto, el principal riesgo para la proyección de crecimiento de la economía trasandina es que esto no se dé en otros sectores.

La previsión de crecimiento de Chile es de 1,6% para este año y 2,4% para el próximo, el tercer pronóstico más bajo de la región, después de Brasil y México.

El economista agregó que en esta versión del informe se hizo una revisión a la baja de la estimación de crecimiento en Colombia y Perú por los débiles datos que han mostrado en los primeros meses de este año y el retraso en las obras de infraestructura, a lo que se añaden los efectos del llamado Niño costero en el caso peruano.

En general, Ruiz también destacó que “continúa la recuperación de los mercados financieros” sudamericanos, con bolsas de valores y las divisas que recuperaron los niveles que tenían antes de las elecciones presidenciales de EEUU.