1774682_500.jpg

Economía & Dinero

Banco Mundial recorta previsión de crecimiento en Chile a 1,9% en 2016

Francisca Guerrero 08/06/2016

El recorte de 0,5 puntos porcentuales fue el tercero de parte de la entidad, que también rebajó la expectativa para 2017 a 2,1%. También rebajó perspectivas para la región y para el mundo.

Mientras el gobierno sigue en la batalla por mejorar la confianza en la economía del país, el Banco Mundial (BM) recortó por tercera vez su pronóstico para el crecimiento de este año en Chile. Culpando nuevamente a la caída sufrida por el precio del cobre, el organismo recortó su estimación para 2016 desde el 2,5% calculado en el informe de enero, hasta 1,9%, una diferencia de 0,5 puntos porcentuales. 

Pese al recorte en las “Perspectivas Económicas Globales” del Banco Mundial, la cifra continúa dentro del rango estimado en la jornada previa por el Banco Central en el último Informe de Política Monetaria, que apuntaba a una expansión para el ejercicio en curso de entre 1,25% y 2%. También está por encima de la perspectiva de la OCDE, que apunta a un crecimiento de 1,5% para este año.

El empeoramiento de las perspectivas para nuestro país no se acota a 2016. Para el próximo año el BM rebajó su proyección desde 2,9% a 2,1%, mientras que para 2018 el pronóstico es que la economía se expanda 2,3% y no 3,1% como fue estimado en enero. 

Y aunque los cambios son desalentadores, lo cierto es que la entidad alabó el manejo fiscal del Chile, destacando que ha sido citado como un ejemplo a la hora de afrontar los vientos en contra por el descenso del precio de las materias primas. 

“En cuanto el precio de los commodities se estabilice, los fundamentos económicos seguirán impulsando el crecimiento de Chile, Colombia y Perú”, asegura el BM. 

Debilitamiento regional. Según los pronósticos del Banco Mundial, el bajo crecimiento observado en los países de la región continuará siguiendo la misma tónica durante este año. 

Arrastrado por Brasil, se espera que América Latina y el Caribe se contraigan 1,3%. Sin embargo, si se excluye  al gigante sudamericano, la actividad avanzaría 0,5%.

Pero no todo es negativo para nuestra región. El organismo pronostica una recuperación a partir de 2017 o 2018, años para los que se espera un crecimiento en las exportaciones. 

“Los riesgos a la baja, tanto domésticos como externos, continuarán mientras la economía sudamericana todavía no toque fondo y los precios de las materias sigan bajando”, observa el Banco Mundial.  

Por otra parte, el organismo bajó su previsión para el crecimiento mundial en 2016 a 2,4% desde el 2,9% que anticipó hace seis meses. 

Las perspectivas para el mundo son más pesimistas que las entregadas en el último informe del FMI en abril, cuando se proyectó una expansión de 3,2% para el crecimiento en el presente ejercicio.