Economía & Dinero

Balance económico para Brasil: Un deprimente inicio de año

AFP 23/01/2016

Tras brillar como potencia emergente en la década pasada apuntalado por el alto precio de las materias primas, el país asistió en 2015 al fin del idilio.

Brasil inició el año 2016 con un abanico de  malas noticias, como el pronóstico pesimista del FMI y el salto de su  inflación, que hacen prever que la luz al final del túnel aún está lejos para  la séptima economía del mundo.

Esta semana el Fondo Monetario Internacional (FMI) lanzó un nuevo balde de  agua fría sobre el gigante sudamericano: la economía brasileña caerá 3,5% este  año y registrará crecimiento cero en 2017. Previsiones bastante más oscuras que  las de octubre cuando estimaba una caída de sólo 1% para 2016 y más pesimistas  incluso que las del mercado en Brasil. 

Con la contracción de 2015 (que el gobierno estima en -3,1%) y el rojo de  este año, Brasil anotará su primer bienio recesivo desde la década de 1930. 

El país que este agosto acogerá los Juegos Olímpicos cerró el año pasado  con la inflación más alta desde 2002, 10,67%, entró oficialmente en recesión  tras cuatro años de enfriamiento de su economía y vio cómo aumentaba el  desempleo tras un largo período en mínimos históricos.  

El año terminó además con las cuentas fiscales en rojo y una crisis  política desatada que planteó incluso la posibilidad de un impeachment contra  la presidenta izquierdista Dilma Rousseff, en un proceso que debería resolverse  a favor o en contra de la mandataria una vez que el Congreso vuelva a sus  funciones a partir de febrero.  

“Este año comenzó con muy malas noticias. El escenario económico para  Brasil es muy malo para 2016 y también para el año siguiente”, comentó Manuel Enríquez, profesor de la Facultad de Economía y Administración de la  Universidad de Sao Paulo. 

“No hay confianza en el gobierno, los empresarios tienen recelo y la gente  teme quedarse sin empleo; la banca tiene miedo de que no se paguen los créditos  y todo eso crea un clima negativo donde no hay cómo ayudar a la demanda” para  dar un impulso a la economía, añadió.