Economía & Dinero

Arenas: "Ha sido el peor ministro de Hacienda al menos desde los años 80"

Olga Bustamante 15/06/2015

Usted califica muy negativamente a Alberto Arenas. ¿Lo considera malo por sus conocimientos o por sus convicciones?

No, por sus juicios. Un ministro de Hacienda cuando enfrenta datos malos siempre tiene la obligación de explicarlos y luego infundir alguna nota de optimismo. Pero si la interpretación falsea la realidad de los datos malos es porque no hace su pega y pierde toda credibilidad. Y el señor Arenas perdió desde muy al comienzo de su gestión toda credibilidad frente a la opinión pública, al usar las mismas frases repetidas respecto de la coyuntura, los brotes verdes que él veía cuando el Imacec crecía la nada misma y por tanto no lo hizo bien. Número dos, la reforma principal que era responsabilidad de él, la tributaria, tenía como subtítulo “una reforma de promoción del ahorro”. Y eso es mentira, porque esta reforma tributaria desincentiva el ahorro corporativo, el de las personas y desincentiva la inversión. 

¿Para usted entonces estuvo bien que la Presidenta lo sacara?

Pero muy bien. Y por eso el cambio infundió confianza al país, las expectativas mejoraron, la aprobación de ella también mejoró puntualmente. Todos aplaudieron este cambio.

¿Le faltó estatura para ministro de Hacienda?

Le faltó estatura, comprensión, diálogo con personas que tienen visiones distintas, ya sean empresarios o economistas independientes. El ministro Arenas falló, además, porque puso en peligro la institucionalidad fiscal de Chile. Primero, en el Consejo Fiscal Asesor que formó su predecesor el ministro Larraín, mandó para la casa a todos sus miembros, incluyendo al presidente que era yo. Eso no es tan grave, porque era parte de sus atribuciones cambiar la composición de dicho consejo. Podría no haberlo hecho, porque la composición era bastante paritaria, pero lo hizo. Bien, pero después, debido a las críticas del presidente de Comité Asesor de los Fondos Soberanos, Arturo Cifuentes, intentó echarlo, violando la Ley de Responsabilidad Fiscal de 2006. Sin embargo, el contralor Ramiro Mendoza le paró el carro y le dijo que estaba haciendo algo que violaba el reglamento de la ley que emanaba de Hacienda, y que no podía echarlo. Pues bien, al día siguiente mandó a cambiar el reglamento y lo echó. Entonces, esa es una forma de desconstruir institucionalidad fiscal, por decirlo de modo elegante.

Son tres dimensiones las cuales le critico fuertemente al ministro Arenas y, por tanto, creo que ha sido el peor ministro de Hacienda al menos desde los años 80.

Archivos relacionados