Economía & Dinero

Arabia Saudita y China vuelven a arrastrar al petróleo tras rebote de la semana pasada

Francisca Guerrero 26/01/2016

La caída del crudo es acompañada por la baja en el precio de varios otros commodities, lo que paradojalmente estaría favoreciendo el ahorro del gigante asiático.

El rebote del petróleo de los últimos días de la semana pasada chocó ayer contra datos que apuntan a que el desequilibrio del mercado continuará durante este año. Mientras que por el lado de la oferta Arabia Saudita no da tregua en su estrategia para eliminar a sus rivales, inundando al mundo con crudo, por el lado de la demanda la desaceleración de China se manifiesta en cuatro meses de baja en su consumo de diésel, tras ceder 5,6% en diciembre.

Así, luego de experimentar los dos días de rally más grandes de los últimos siete años, ayer el barril de WTI cedió 2,46% hasta los US$31,33 el barril, mientras que el del Brent cayó 2,12% perforando nuevamente la barrera de los US$30 al cerrar en US$29,58.

La baja fue empujada por Saudi Aramco, la mayor petrolera del mundo, que no planea reducir sus gastos pese al derrumbe del crudo. Al-Falih, CEO de la compañía estatal aseguró en una conferencia de prensa en Riad que la firma  puede mantener los precios bajos del petróleo por “mucho, mucho tiempo”.

Las palabras de Al-Falih resonaron en los mercados globales, que hicieron oídos sordos a Abdallah El-Badri, secretario general de la OPEP, quien llamó en Londres al diálogo entre los países miembros y ajenos al cártel para impulsar el precio del oro negro.

China gana

El petróleo no es el único commodity que actualmente tiende a la baja. El Bloomberg Commodity Index, selectivo elaborado a través de la ponderación de los futuros de las materias primas más negociadas, está cotizando en los US$75,03, es decir, en niveles desconocidos desde que empezara a calcularse, allá por 1991. 

Uno de los más golpeados es el cobre, que está registrando una caída similar a la vivida tras la crisis de 2008, su mayor desplome en 40 años. En lo que va de 2016 el valor del metal rojo registra un descenso de 5,27%.

En este marco, son varios los países perjudicados además de Chile, entre ellos Brasil, Rusia y Sudáfrica. Sin embargo, China, justamente al que se le suele culpar por bajar los precios debido a la desaceleración de su crecimiento económico, estaría viendo el vaso medio lleno. El ahorro del gigante asiático por el descenso de las materias primas asciende a US$460.000 millones por año, según cálculos de Kenneth Countis, ex vicepresidente de Goldman Sachs para Asia. De esa suma, unos US$320.000 millones se deben al abaratamiento del petróleo, y el resto a otros recursos naturales de energía, metales, carbón y agrícolas.

“China es la gran ganadora del colapso de los precios de las materias primas”, dijo Courtis, quien actualmente es presidente de Starfort Holdings. “Una gran parte de esa ganancia imprevista se está transfiriendo a la población local”, sostuvo.

La ayuda en términos de baja inflación también dio más margen a las autoridades para flexibilizar la política monetaria, para así apoyar el crecimiento económico que desaceleró al ritmo más lento en veinticinco años en 2015.

Archivos relacionados