Economía & Dinero

Ajuste fiscal y estabilización del cobre hacen bajar riesgo país de Chile casi 80 ptos. en 2 meses

Carlos Alonso 23/05/2016

En febrero el índice EMBI de JP Morgan subió a 279 puntos promedio. Desde ese mes comenzó a retrocer hasta situarse en 200 puntos en abril, mismo nivel se ha mantenido en lo que va de mayo. Los expertos señalan que debería permanecer en torno a eso.

Desde junio de 2015 el riesgo  país  de  Chile -medido en el índice EMBI de JP Morgan- comenzó una trayectoria alcista, pasando de un nivel de 151 puntos promedio hasta 279 puntos en febrero, con lo cual  se ubicó en términos mensuales en su nivel más alto desde la crisis subprime. 

Pero de allí en más el EMBI Chile se dio la vuelta y empezó a retroceder, promediando en marzo 217 puntos y en abril 200 puntos.  Así, en dos meses, el riesgo país bajó 79 puntos, permaneciendo similar en lo que va de mayo. 

Con lo anterior, en términos de niveles Chile retomó el liderato de la región como el país con el riesgo más bajo, luego que en enero Perú lo destronara del primer lugar al registrar un EMBI de 266 puntos frente a los 272 de Chile. Ahora en cambio Chile promedia 200 puntos base, versus 210 de Perú. 

Asimismo, en comparación a  la región,  Chile se ubicó muy por debajo de los  559 puntos promedio que anotó América Latina en abril. 

Por su parte, si se mide el riesgo país a través de los CDS (credit default swaps, seguros contra el riesgo de impago, que es otra forma de medir el riesgo soberano),  Chile se distancia aún más de Perú, ya que anota un registró de 106 puntos, mientras que el vecino país llega a 162 puntos. Más atrás se ubica México con 174 puntos. 

Análisis. Los expertos señalan que a fines del año pasado y principios de 2016, el riesgo país de Chile subió debido a que el escenario  externo se deterioró bastante, afectando el precio del principal producto exportador de Chile: el cobre. En ese período,  durante el 11  y el 18 de enero,  el metal rojo se cotizó por debajo de US$2 la libra, encendiendo las alertas de la sostenibilidad fiscal de mediano plazo, ya que una parte importante de los ingresos estructurales-fijados en la Ley de Presupuestos- provienen del valor de mediano plazo que fija el panel de expertos. A ello se sumó el deterioro fiscal que mostraban las cifras por ese entonces, con una deuda bruta del Gobierno que llegó a 17,5% del PIB, su nivel más alto desde 1995. 

Sin embargo, la acción que tomó el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, de convocar al panel de expertos del cobre para que revisaran su estimación, sumado al ajuste fiscal de US$540 millones, constituyó -más allá de que fue un ajuste acotado-una importante señal de responsabilidad fiscal. 

Este hecho, sumado a que el precio de cobre se estabilizó sobre los US$2 la libra, permitió que el  riesgo país bajara nuevamente. Si bien, todavía se encuentra en niveles máximos en siete años, rompió la tendencia alcista y los economistas consultados señalan que debería permanecer en estos niveles. 

En ese sentido, Guillermo Pattillo, académico de la Universidad de Santiago y  ex subdirector de Presupuestos, manifiesta que “la señal de ajuste fiscal sin lugar a duda fue favorable. La responsabilidad fiscal en cualquier contexto se evalúa positivamente”. Asimismo, añade que “influyó también que la trayectoria de la inflación hacia la meta del Banco Central (3%) hoy está más clara que hace unos meses atrás”. 

Cristóbal Gamboni, economista de BBVA , subraya que “el precio del cobre y de los commodities en general se ajustaron bastante a la baja a principios de año, y esto para economías que son muy dependientes de las materias primas, como la chilena, hacía aumentar su riesgo país”. Por ello, para Gamboni “la señal que dio el Gobierno de contener el  gasto y  preocuparse de  la sostenibilidad de las cuentas públicas permitió una mejora del índice, por lo que  Chile sigue siendo líder en la región como el país más estable y con buen manejo financiero y  fiscal”. En tanto, Cecilia Cifuentes, de Libertad y Desarrollo (LyD)puntualiza que “esta baja del riesgo se debió principalmente a  una cierta estabilización del escenario externo, con un precio del cobre sobre los US$2 la libra y  el ajuste fiscal fue una señal que permitió que no siguiera subiendo”.