Economía & Dinero

ADP lanza normas para hacer concursables todos los cargos a contrata del sector público

Miriam Leiva P. 10/05/2017

La Ley 20.955 le otorgó nuevas facultades a este servicio en la gestión de personal. Por ello inició la tramitación de las primeras ordenanzas para introducir procesos de reclutamiento transparentes que están a la espera del visto bueno de Contraloría.

Todo un cambio en la gestión de personal en el sector público está debutando de la mano de la Alta Dirección Pública (ADP) para aumentar la presencia de personal idóneo y técnico y reducir la de personal de confianza de los gobernantes de turno.

Tras la publicación el año pasado de la ley 20.955 que perfecciona el ADP y fortalece al servicio civil, esta institución se abocó a generar un conjunto de normas de recursos humanos, que la semana pasada fueron aprobadas por un comité especial triministerial y están en proceso de toma de razón en Contraloría. Entre los puntos más relevantes está la idea de que todos los cargos a contrata de la administración pública serán informados públicamente en un portal digital y serán concursados.

El espíritu

“Un cambio muy importante que trajo la Ley es que el servicio civil pasa a tener un rol rector en el desarrollo de personal, eso significa que generará normas de aplicación general para todos los servicios en materias transversales”, explicó el presidente del Consejo de ADP y director nacional del Servicio Civil, Rodrigo Egaña. Es decir, la Dirección de Presupuestos seguirá teniendo la potestad para autorizar cambios organizacionales, dotaciones y remuneraciones, pero adicionalmente se crea otra responsabilidad referente al manejo del recurso humano en términos de derechos, ambiente, funcionamiento que le corresponderá a la ADP.

“Estas normas que son obligatorias y fiscalizables parten de una orientación entregada por un instructivo presidencial de enero del año pasado sobre buenas prácticas laborales”, acotó Egaña para definir el marco de este nuevo conjunto de tareas que emprenderá la administración pública.

Entre las modificaciones más relevantes del articulado aprobado por los ministros está la provisión de cargos a contrata. “Hoy en día los concursos para ingresar a la planta están muy normados en el estatuto administrativo, son procesos conocidos. Pero acá hay un segundo tipo de relación laboral con el Estado que son los cargos a contrata, donde existen 140 mil funcionarios, y para ellos no hay una norma clara de reclutamiento”, recalcó el director del Servicio Civil.

Entonces la nueva norma establecerá un proceso para estos nuevos cargos cuando se vayan renovando con un procedimiento transparente, conocido por todos. De partida deberán publicarse todas las vacantes abiertas en el portal www.empleospublicos.cl para comenzar un proceso de selección que debe ser informado a todos los interesados.

“Cada servicio público debe implementar procedimientos transparentes de reclutamiento y selección basados en el mérito, idoneidad e igualdad de oportunidades, los que aseguren objetividad, transparencia y no discriminación”, recalcó Egaña.

Claro que se consideraron excepciones a este tipo de reclutamiento, pero muy escasas según el esquema aprobado. “Por ejemplo en salud si se requiere contratar con urgencia un reemplazo de un anestesista porque hay que hacer las operaciones programadas puede reclutarse sin este procedimiento. Pero deben ser debidamente informadas por la dirección del servicio respectivo”, manifestó el director.

Considerando que viene un cambio de gobierno y que muchas veces los ministros llegan con su personal de confianza, Egaña recordó que en general, en estas situaciones no se ha modificado más del 1% del personal a contrata y que en el fondo la continuidad de estos funcionarios es bastante alta. “Se podría pensar que con un cambio de gobierno se desvincule a ciertas personas y que se empiece a buscar otras para esas funciones, bueno esa excepcionalidad deberá explicitarse. Esta norma no busca generar una rigidez adicional a la administración, sino que transparentar los procesos”, observa.

De hecho, admite que “estas son normas que un futuro gobierno puede cambiar y dejar sin efecto, si así lo estima un nuevo comité de ministros que diga que no le parece adecuado este estándar de reclutamiento. Aunque creo que ello es improbable porque todos los aspirantes al gobierno siempre han señalado la necesidad de modernizar la administración pública, fortalecer la meritocracia y disminuir los operadores”.

Aparte de esta norma, el nuevo compendio solicita a los servicios públicos que elaboren en un año un plan trianual de provisión de los cargos de planta vacantes que no hayan sido concursados, y precisen cómo pueden ir cumpliendo esa labor.