camra seguridad

Conneted Business

Nuevas cámaras de vigilancia urbana: mucho más que simples imágenes para las smart cities

Daniel Fajardo 26/10/2017

Reconocimiento facial y predicción mediante big data, son algunos de los “desde” que tienen estos sistemas.

Santiago tiene cerca de 4.000 cámaras de vigilancia. El problema es que cada una pertenece a entidades diferentes, sin “conversar” entre ellas. Por esta razón, hace unos meses el intendente metropolitano, Claudio Orrego, lanzó el plan de Teleprotección Integrada, iniciativa que espera agrupar en una misma plataforma las cámaras de vigilancia -públicas y privadas- entre las que se encuentran las de la Unidad Operativa de Control de Tránsito (UOCT), Metro de Santiago y varias municipalidades.

Y la razón de este ambicioso proyecto no tiene que ver sólo con las imágenes. Sino, con cómo éstas se procesan, se administran y entrega información que sirve para prevenir delitos. Actualmente, lo más efectivo para la reducción del crimen es justamente la combinación de tecnologías de punta con un trabajo de inteligencia, basado en datos fiables y que permitan efectivamente identificar a personas y vehículos, deducir tendencias y anticiparse a los hechos.

Según Mariano Vega, gerente de ventas en Chile de Axis Communications, las nuevas generaciones de cámaras de vigilancia están cada vez más inteligentes, funcionales y especializadas. “Por ejemplo, existen aquellas integradas con software para el reconocimiento facial y con opciones para ser utilizadas en vehículos, como las patrullas de seguridad municipal o la policía”, dice Vega.

A través de sensores y cámaras HD con apoyo de sistemas analíticos se puede, por ejemplo, identificar o contabilizar personas o vehículos sin intervención humana, y al mismo tiempo focalizar los esfuerzos de monitoreo en las zonas de mayor riesgo, según los datos acumulados en el tiempo. “La coordinación de toda la información provista por máquinas y los ciudadanos, cuando alertan sobre posibles delitos, es esencial para que las acciones sean más veloces y exitosas”, agrega el ejecutivo de Axis Communications.

Un ejemplo de este tipo de aplicaciones lo tiene Hitachi, que a principios de año lanzó a nivel mundial un nuevo software de análisis de video para mejorar y extender su cartera de soluciones de smart city y seguridad pública. La solución – denominada como Hitachi Video Analytics, HVA- permite por ejemplo, conteo de vehículos, análisis de tráfico, detección de espacio de estacionamiento y reconocimiento de patentes, entre otros elementos. Incluso, tiene sistemas de privacidad para agencias gubernamentales. “El video es una herramienta eficaz para mantener a las personas y las propiedades seguras, pero sigue siendo una fuente subutilizada. En un mundo donde las cámaras de seguridad son críticas, nuestros clientes quieren obtener mayor valor y visión de sus entornos de video”, comenta Mark Jules, vicepresidente de soluciones de seguridad pública y ciudad inteligente de Hitachi Insight Group.

Coincidentemente, esta semana se realizó en Espacio Riesco la Expo Seguridad, donde uno de los participantes en el área de videovigilancia fue la empresa Sistek. Según Octavio Castellano, account manager Qihan de Sistek, los sistemas no sólo son flexibles y pueden contener diversas funciones. “También se pueden implementar cámaras con características enfocadas en distintos fines, con protecciones antiexplosivas, para vehículos de tipo policial, buses escolares o de transporte”, apunta Castellano.