Santiago desde Sky Costanera.

Conneted Business

Los datos son el nuevo y gran aliado de los sistemas de seguridad ciudadana

Daniel Fajardo 26/10/2017

En la maraña de calles, redes y construcciones que tiene Santiago, se han instalado una serie de soluciones tecnológicas que combinan Inteligencia Artificial, Big Data y movilidad, para caminar o conducir más tranquilos. Es una tendencia que cada vez más se inserta en la piel de las urbes de todo el mundo. Desde las más pequeñas como Valdivia -en el sur de Chile-, hasta megápolis como Sao Paulo.

Según el último índice de victimización que realiza Paz Ciudadana y GfK, en nuestro país ésta llega a un 39,5%. Por otro lado, 4 de cada 10 hogares han sufrido un robo o un intento de robo. Por otro lado, los datos de la Subsecretaría de Prevención del Delito indican que durante el segundo trimestre de 2017 hubo más de 40.000 hurtos, dentro del grupo de delitos de mayor connotación social (ver gráfico).

Por esto, que independiente de la legislación o los planes anti delincuencia, tanto el sector público como el privado coinciden en que la tecnología será cada vez más clave para bajar las cifras.

En este sentido, “los centros de comando y control han tomado cada vez más fuerza en países desarrollados, que entienden que contar con sistemas sólidos de inteligencia, con altos estándares de tecnología, contribuyen a mejorar su gestión. En materia de situaciones críticas, no sólo permiten reducir los tiempos de respuesta, sino que incluso, disminuyen hasta en 40% los delitos”, comenta Tomás Aparicio, experto en seguridad pública inteligente de Motorola Solutions.

Justamente, esta firma dio a conocer sus nuevas soluciones de misión crítica para ayudar a las fuerzas de seguridad pública en la ExpoSeguridad 2017, que finalizó ayer.

Pero la seguridad urbana no sólo tiene que ver con delincuencia, sino también con los accidentes, la contaminación e incluso, el estrés del día a día. Para todo, se necesitan datos. “Una ciudad inteligente recibe información de muchas fuentes en tiempo real y la procesa en forma automática. A partir de esta información, que se procesa gracias a la digitalización, la ciudad reacciona, y las autoridades toman decisiones para enfrentar las amenazas”, comenta Camilo Cerda, Gerente de Mobility de Siemens Chile.

En términos de seguridad, los ciudadanos, los sistemas de cámaras, sensores de tráfico, y otros, permiten hoy tener una visión privilegiada de lo que ocurre en la ciudad. Además, las redes sociales y otros sistemas de comunicación permiten informar en tiempo real a los ciudadanos sobre situaciones peligrosas y hacer recomendaciones para enfrentarlas.

Redes neuronales

Una de las principales iniciativas que han probado ser extremadamente exitosas, están basadas en la incorporación masiva tecnologías de monitoreo preventivo. Consisten básicamente, en un sistema que centraliza, simplifica y automatiza la emisión de alarmas, optimizando en primer lugar la prevención (para impedir crímenes en lugares públicos mediante el envío de patrullas, o enviando personal de seguridad a carros de Metro donde se detecta presencia de un acoso) y la reacción ante incidentes a poco tiempo de su ocurrencia.

Estos sistemas, reciben información de miles de cámaras de CCTV HD y otros sensores desde la ciudad. “La utilización de volúmenes gigantescos de datos deben ser procesados en línea, para que el sistema pueda concluir que se trata o no de un evento de riesgo de seguridad, o posible delito. Este procesamiento utiliza múltiples algoritmos. De hecho, cada tipo de comportamiento es un algoritmo diferente”, comenta José Orlandini, gerente División Servicios de Sonda.

Lo interesante es que algunos de estos sistemas inteligentes están basados en mecanismos tradicionales, pero la mayoría han sido desarrollados utilizando redes neuronales, deep learning, u otras variaciones de Inteligencia Artificial (IA).

Por ejemplo, Sonda implementó esta solución en la ciudad de Montevideo, en una central de monitoreo que pronto tendrá más de 2.000 cámaras, las cuales son supervisadas por sólo 30 operadores, los que vigilan nada más que las alarmas, pues el software revisa en forma automática todo el resto de las imágenes en línea. Según indica la firma chilena, esto ha reducido en un 49% la tasa de delitos en las zonas bajo monitoreo inteligente en la capital uruguaya.

Los reinos del Big Data y la IA

En Santiago, el sistema de control de tráfico se alimenta de sensores de pasada de vehículos, calcula la congestión en tiempo real, y ajusta los tiempos de los semáforos en forma automática, sin intervención humana.

Por esto, cuando hablamos de tecnología y seguridad en las urbes, el Big Data entra como el rey de las aplicaciones y el “Analytics”, como su principal consejero. “La cantidad de información que se genera en las ciudades ha crecido en forma exponencial, lo cual hace muy difícil su interpretación de una manera tradicional. Los servicios digitales y las herramientas de Big Data y Analytics, nos permiten darle un sentido a esta avalancha de información y entender lo que está pasando”, comenta Cerda, de Siemens.

De hecho, la firma alemana está construyendo en Valdivia la nueva Unidad Operativa de Control de Tránsito (UOCT) que permitirá, en primera instancia, controlar de manera centralizada 44 intersecciones semaforizadas de la capital regional, obteniendo datos de movilidad que podrán ser utilizados para mejorar la gestión de tránsito y seguridad vial de la ciudad.

Por otro lado, esta tecnología también puede ayudar a los sistemas de iluminación de las calles y carreteras, adaptándose a la cantidad de tráfico, aumentando la iluminación cuando hay poco flujo de autos, para evitar accidentes.

Pero el Big Data comparte su reino urbano con otra monarquía, liderada por la Inteligencia Artificial (IA). Hay un ejemplo que muchos conductores santiaguinos ocupan diariamente: Waze.

Con más de 75.000.000 de usuarios a nivel mundial y un poco más de 1.000.000 en Chile, esta aplicación de origen israelí, combina el IoT (Internet of Things) que generan los smartphones, con protocolos de funcionamiento de las distintas comunas, entendiendo cuáles son las rutas más rápidas para acceder a un lugar a la hora del taco, e incluso, para enfrentar una emergencia. “Pero incluso, con el desarrollo de soluciones de IA se puede escalar a servicios más completos, como la predictividad del funcionamiento de la ciudad, al integrar variables como clima o eventos masivos que puedan afectar el funcionamiento cotidiano”, explica Aldo Marzolo, gerente general de Cognitiva, una firma tecnológica latinoamericana especializada en IA. Marzolo agrega: “Las soluciones con IA están traspasando las fronteras de ser solo un aporte para empresas u organizaciones. También están siendo parte fundamental del desarrollo de áreas más transversales de la sociedad, tan importantes como la educación, salud o seguridad.”