Marcha de la CONFUSAM

Actualidad & Política

Sector público se rebela y realiza movilizaciones a días de las elecciones

Juan Pablo Palacios 14/11/2017

Para presionar por un mayor reajuste la mesa del sector público convocó para hoy a una jornada de protesta, mientras la Confusam fue más dura y anunció un paro de 48 horas. Aduanas también citó a movilización y logró una reunión con Hacienda.

Una estrategia más dura, aunque con algunos matices entre los distintos gremios, es la que adoptó la mesa del sector público, que hoy realizará una jornada de movilizaciones para presionar al Gobierno por un mayor reajuste de remuneraciones.

El pasado viernes, en la tercera jornada de negociaciones de los gremios con los ministerios de Hacienda y del Trabajo, el Ejecutivo propuso un reajuste de 1,9% nominal, el cual fue rechazado de plano y motivó acordar la realización de protestas el día de hoy.

El llamado surge a cinco días de las elecciones presidencial y parlamentaria. La estrategia inicial de los empleados públicos era evitar el escenario electoral para zanjar el reajuste, pero como el Gobierno no acogió esa propuesta, optaron por utilizarlo a su favor.

La idea de la mesa del sector público es hacer ver al Gobierno y a las coaliciones políticas que tiene la capacidad de movilizar a 400 mil electores, que en un escenario de segunda vuelta presidencial podrían ser claves para definir al ganador.

“No vamos a regalar el voto con un Gobierno que no se pone con los trabajadores y además pretende resolver los problemas fiscales con cargo a nuestro bolsillo”, dice el presidente de la Confusam y miembro de la mesa del sector público, Esteban Maturana.

Matices

Si bien hay coincidencia entre los 14 gremios que componen el sector público que la movilización es su mejor arma presión, la mayoría de la mesa optó por suavizar el tono de la convocatoria y realizar protestas, en lugar de paralizaciones de funciones.

“La convocatoria es una jornada de movilización y protesta. Evidentemente esto va a implicar la realización de asambleas a primera hora de la mañana, y que trabajadores de nuestro sector se movilicen a los puntos de encuentro. Eso implicará algún nivel de afectación de los servicios públicos”, señaló el presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), Carlos Insunza.

Una apuesta más radical es la que realizó la Confusam, que decidió convocar a un paro nacional de 48 horas en los centros de salud de atención primaria.

“Una jornada de protestas de 24 horas no tiene ningún impacto, no afecta en nada, por eso y como una señal de mayor fuerza contra el Gobierno decidimos paralizar”, dijo Esteban Maturana de la Confusam.

El dirigente criticó a los demás gremios, señalando que “el acuerdo de la mesa es que esta negociación tendría que haberse resuelto el 15 de noviembre, antes de la elección, pero los criterios de la mesa han ido variando, se bajaron dos paros que habíamos acordado, por lo que nuestra organización no está en condiciones de seguir bailando al ritmo de quienes quizás no quieren negociar”.

Durante la tarde de hoy, el sector público se vuelve a reunir con Hacienda y Trabajo, pese a las movilizaciones convocadas para hoy y mañana.

Reunión con subsecretaria

La Asociación de Funcionarios de Aduanas llamó para este lunes a una movilización fiscalizadora, que tenía por objetivo ralentizar los pasos fronterizos y los controles aduaneros en el aeropuerto de Santiago.

Sin embargo, la acción fue depuesta luego que los fucionarios recibieran un llamado de la subsecretaria de Hacienda, Macarena Lobos, para reunirse mañana a las 10:30 horas para atender las demandas que el gremio tiene respecto al encasillamiento, en que piden mayor dotación de personal, pero que se respete la carrera funcionara y que no traigan trabajadores externos con nuevos cargos y altos grados de contratación en el servicio.