Actualidad & Política

Ricardo Lagos Weber: “La derecha no viene por 4 años, viene por 8 o 12 años. Y estamos al debe al no transmitirle eso a la gente”

Gladys Piérola 16/10/2017

Entrevista con el senador PPD . El legislador afirma que la derecha viene a “replantear un modelo”, que es individualista y que por eso es urgente defender las reformas de Bachelet. Además, espera que la DC y el Frente Amplio aprendan de lo que pasó con Enríquez-Ominami en 2009 y se pregunten si quieren o no que regrese Piñera.

La mirada del senador Ricardo Lagos Weber (PPD) sobre el efecto que tenga la elección presidencial en su sector es preocupante. No sólo dice que no han sabido poner temas reales en la discusión pública, sino que teme que exista un verdadero “retroceso social” si es que Piñera se impone. Por eso, hace un alto en su campaña senatorial por Valparaíso para analizar la coyuntura y hacer un llamado a que su coalición se reactive.

Una minuta del comando de Guillier dice que Piñera es un peligro para el país, ¿comparte esa estrategia de campaña?

-Es exagerado por parte del piñerismo victimizarse porque alguien dice que pueden ser malos para Chile. Veo ahí a la misma derecha cavernaria, como dijo Mario Vargas Llosa, que respecto del Gobierno de Michelle Bachelet y de las reformas han dicho de todo. Entonces, encuentro que son muy sensibles de cutis. Uno tiene derecho a decir quién cree que va a gobernar mejor. Y no son campañas del terror. Esas son otras, esas las conocimos durante la época del plebiscito.

Pero la acusación de que Guillier hace una “campaña del terror” también la hizo Goic.

-Con eso lo que hacemos es que los ciudadanos sigan pensando en que la política en Chile está de capa caída. No creo en la campañas creativas, pero si alguien siente que puede decir que un adversario no es lo mejor para el país, puede hacerlo, todo depende de los tonos y la forma con que se haga. Pero que venga la derecha chilena a victimizarse, es casi simpático. Mejor hagamos una campaña donde los chilenos se puedan entusiasmar con los liderazgos que van a tener y para eso sí prefiero tener campañas positivas y no negativas.

Michelle Bachelet salió a defender su legado, ¿los partidos de la NM no están defendiendo a la Presidenta?

-Podría responder eso con otra pregunta: ¿no será una debilidad de Piñera el que tenga que salir él a responderle a Michelle Bachelet y no sus adláteres? No comparto eso. Lo que sí creo es que los presidentes, más que dejar legados, dejan herencias, porque los legados son actos sucesorios particulares sobre temas específicos y los gobiernos que se van dejan una herencia completa y hay muchas cosas buenas que van a quedar de este Gobierno. Eso sí, si terminamos entregándole la banda eventualmente a Piñera, sería otro el legado de Bachelet.

Entregándole la banda presidencial por segunda vez…

-Por eso, más que concentrarme en los legados ahora, yo hablaría de terminar bien el Gobierno, y de hacer los esfuerzos necesarios para que las obras que se han hecho en este Gobierno, que son importantes, las podamos profundizar y se sigan manteniendo.

¿Y la NM entiende eso? Porque a cinco semanas de la elección los intentos de unión no han resultado, por el rechazo de la DC

-Todos hemos contribuido a este estado, pero lamento que en la NM hayamos inventamos las primarias, legislamos esa ley y reformamos el sistema electoral, y terminemos yendo en dos listas parlamentarias y con dos candidatos. O sea, se fracasó. En segunda vuelta, esperaría que aquellos que no quieren que vuelva la derecha sean explícitos en manifestar su apoyo en la candidatura contraria. No me cuesta nada decir que si Carolina Goic va a pasar a segunda vuelta, la voy apoyar. Esperaría que si Alejandro Guillier pasa a segunda vuelta, que es lo más probable, contemos con el apoyo de toda la centroizquierda, incluido el Frente Amplio, o buena parte de ellos. Incluso, eventualmente, si Beatriz Sánchez pasara a segunda vuelta, yo dificulto votar por Sebastián Piñera.

¿Se equivoca Goic al no converger antes de la primera vuelta?

-Creo que captura titulares. Pero no debería ser tema hoy. Si ya se decidió ir a primera vuelta, trabajemos, hagamos el mejor despliegue, evitando todos los roces y minimizando las fricciones, para que cuando llegue el momento de conversar sobre la segunda vuelta, fluya todo de mejor manera.

En el guillierismo temen que se repita el escenario de 2009, donde el espacio entre primera y segunda vuelta no fue suficiente para alinear los votos…

-Espero que lo que ocurrió con Marco Enríquez-Ominami en 2009 sea una enseñanza para los que dudan en votar o no, para evitar el retorno de la derecha. Somos seres humanos, pero podemos aprender también. Esto no es imponer algo o un chantaje. No quiero que vuelva la derecha y digo con tranquilidad que si es Carolina Goic quien pasa, la apoyaré, y si pasara Beatriz Sánchez, ciertamente no voy a votar por Piñera y voy a ver qué espacio hay para conversar con Sánchez.

¿Y un mes es tiempo suficiente?

-Sí, es suficiente espacio, qué tanto hay que conversar. Si hubiese voluntad de todos los actores de generar ese acuerdo hoy, lo hacemos. Pero si no están las condiciones, ¿para qué forzarlo? ¿Para que una candidata como Goic diga que no? ¿Para generar polémica, enredarnos y conversar por cuatro días si queremos acuerdos o no? Eso aleja a los chilenos que terminan diciendo ‘saben que más, mejor no voy a votar, da lo mismo’.

Bueno, para la centroizquierda, el convocar en las elecciones siempre ha sido un desafío…

-Todos tienen ese problema, porque la derecha tampoco puede sacar cuentas alegres. La gran primaria que hicieron tuvo una sobre representación, salvo una comuna, de los sectores más acomodados. El problema es que si nos enredamos en los apoyos, es ‘pisar el palito’ y hemos ‘pisado el palito’ durante un año en puros temas procedimentales: si conseguimos o no las firmas para los partidos, si había candidato único, si había primarias, si el PS apoyaba a Ricardo Lagos, si no lo apoyaba… Puros procesos. Pero, ¿qué tema de fondo se ha logrado instalar en la candidatura presidencial? ¿Migración, aborto, más Estado, menos Estado? Ningún tema que haya capturado la discusión pública.

¿Hay una debilidad de la NM?

-No es de la NM, es de todos los candidatos. No hemos logrado instalar un eje discursivo, salvo que no sea decir que vamos a mantener las reformas iniciadas en este Gobierno, que no es poco. No veo que la sociedad chilena diga que esta elección es importante porque le van a quitar la gratuidad, le van a echar para atrás el aborto en tres causales o porque se acabará la reforma laboral. Decimos ‘mantendremos las reformas’, pero a nivel de opinión pública, de la ciudadanía, no siento que haya una pulsación entre decir ‘una alternativa presidencial implica esto o esto otro’. Entonces, nos damos vuelta en los apoyos, en si te apoyo en primera o en segunda vuelta, que es muy funcional en todo caso a la derecha chilena.

¿Y dónde está el error entonces?

-No hablo de errores, no voy apuntar a nadie con el dedo, porque entonces no voy a ayudar en nada. Si hay errores, lo diré puertas adentro. Sólo digo que tratemos de hacer esfuerzos para instalar temas, lo que no ha ocurrido. Quizás para una primera vuelta es más difícil, pero espero que para la segunda sea más nítida, entre quienes quieren continuar con lo que hay y quienes quieren dar un paso atrás. Piñera olió esto cuando cometió el error de decir que iba a terminar con la gratuidad o que iba a volver con el lucro, y después se desdijo, pero él lo dijo, porque para él la educación es un bien de consumo. Pero él tampoco ha puesto un tema.

¿Queda tiempo para instalar estos temas?

-Sí, tenemos la Ley de Presupuestos entre medio y hay que defender los recursos para la educación superior. En la Región de Valparaíso, de Santo Domingo a Petorca, hay más de 23 mil jóvenes que estudian gratis, que equivalen al Estadio Sausalito o al Playa Ancha. No hay reunión a la que vaya en que no haya una madre que tiene un hijo o un nieto estudiando gratis, y eso se lo quieren echar para atrás.

Entonces, ¿cómo se entiende lo que hizo el Gobierno con los fondos de la Ley de Inclusión?

-Bueno, yo no sé si es lo más adecuado, lo que no me parece adecuado es que a la Ley de Presupuestos haya que verle la letra chica para descubrir que la subvención que está acordada por ley desde 2015 será postergada un año. Eso es un error, porque no fue explicado, nos enteramos por los diarios. Y es un costo, porque se tendrá que arreglar el presupuesto y de aquí a que se arregle va a quedar instalado que se hizo algo mal. Un error no forzado que nos enreda a nosotros y vemos a los senadores Walker, Guillier y Lagos Weber enojados con el Gobierno. ¿Y de quién es el Gobierno? Es nuestro.

¿Qué es, según usted, lo importante que está juego?

-Si esta elección tiene un sello, es que se ha avanzado mucho en ciertas reformas y eso sí está en juego, y la derecha no viene aquí por cuatro años, vienen por los ocho años, y eso la centroizquierda no lo ha visualizado bien. Vienen a replantear un modelo, a disputarnos un tipo de sociedad. No lo han dicho, pero creen en el individualismo y por eso reniegan de las reformas que se han hecho, porque distribuyen poder en la sociedad. Yo distribuyo poder cuando hago una reforma laboral y le doy más herramientas al trabajador, cuando doy gratuidad y pongo fin al lucro, cuando a los que les va mejor en Chile pagan más impuestos. Pero la derecha no quiere eso. Entiendo que hay un segmento de los chilenos que es individualista como consecuencia del modelo que hemos tenido. La derecha no viene por 4 años, viene por 8 o 12 años. Y estamos al debe al no transmitirle eso la gente.

“Encuentro absurdo que Lagos pudiera ir a apoyar al presidente del PS luego de lo que ocurrió ahí…”

¿Qué rol puede jugar el ex Presidente Lagos en primera o segunda vuelta?

-Eso tiene que decirlo él, la gente cree que yo hablo de todo con mi ‘viejo’, pero esto no lo he hablado. Creo que él va a jugar su rol en la segunda vuelta, porque aspiraba a contar con una NM unida. Cuando se ofreció de candidato, uno de los puntos de su declaración decía que aspiraba a generar una voluntad, y después de que el PS le quitó el apoyo, liderados por Elizalde e Isabel Allende, él decide que no están las condiciones para seguir adelante. Quería generar voluntades amplias y no lo consiguió. Tal vez no era el hombre del minuto, porque la opinión pública tampoco lo respaldaba en los números, y por eso su rol es esperar la segunda vuelta.

La figura de Ricardo Lagos podría ayudar a sumar a la DC, pero en el PRO y en FA podría causar cierta reticencia…

-Nadie les está diciendo que vayan a apoyar a Ricardo Lagos, la pregunta es si quieren que gobierne la derecha o Guillier, quien creo que pasará a la segunda vuelta, es una mejor opción para Chile. Esa es la definición. Y nadie está obligado a lo imposible. Sólo tengo claro que la derecha no es buena para mi país.

En su carrera senatorial, ¿es complicado el apoyo que recibirá de su padre, en una zona donde está en duda cómo será el desempeño de Isabel Allende?

-Voy a contar con el apoyo de ‘mi viejo’ como lo he tenido siempre, y él apoyará a quienes estime pertinentes. Apoyó a Fidel Espinoza y apoyará a otros socialistas, entiendo que a Juan Luis Castro en Rancagua. Pero encuentro absurdo que pudiera ir a apoyar al presidente del PS luego de lo que ocurrió ahí, sería pedir algo raro, un poco de coherencia. Va a apoyar a las personas que él conoce, que han sido leales, con las que ha trabajado, con quienes tiene una mirada similar.

Pero a propósito de los videos de apoyo de Lagos que han aparecido, hay cierta tensión en la NM…

-En mi región hago campaña con diversas personas de todos los partidos, y agradezco entre ellos el apoyo que tuve de Marcelo Schilling (PS) el sábado. Las cosas son transversales. Es más, en la región, durante años, he trabajado con militantes del PC y parece que el PC tiene una duda de apoyar acá a Isabel Allende. Bueno, lamento que el PC de Valparaíso quede en medio de una discusión innecesaria producto de que la senadora por Atacama se cambió de región y no siguió allá, generando este enredo de apoyos cruzados, cuando hicimos la reforma al binominal para no tener esto.

Usted fue el más votado en la elección anterior, ¿hoy es más complicada la situación de la NM en Valparaíso?

-No sé, acá saldrán cinco senadores y no descarto que la NM elija tres.

¿Y quiénes serán?

-No hago pronósticos, trabajo hace ocho años en la región, a la cual me vine a vivir dos años antes de la elección, no llegué a última hora, y sigo representando a la región. No abandono a la región que me eligió como senador con la primera mayoría.

¿Y entre los tres de la NM, está contando a la DC?

-Sí, Walker o Cornejo, no estoy prefiriendo a uno. Habrá un DC y dos de nuestra lista, y espero que junto a Marco Antonio Núñez demos una buena, grata y regional sorpresa. La sorpresa regional. No hago pronósticos, pero voy a decir uno: creo que algunos cupos al senador en la V Región serán definidos varios días después, con recuento de votos. Acá no hay carrera corrida para nadie y la elección será muy ajustada, lo cual es bueno para la democracia, porque quiere decir que es competitiva.

Hablando de la Nueva mayoría, ¿qué opinión tiene del “episodio Aleuy”?

-Tengo el mayor de los aprecios por Mamud Aleuy, creo que estuvo muy presente en la región durante los incendios y que fue innecesaria la sacada de piso que le hicieron. Espero que vuelva a terminar su cargo.