Cuban Vice President Miguel Diaz-Canel talks to Cuba's President Raul Castro in Havana

Actualidad & Política

Miguel Díaz-Canel y el enigma de la sucesión de poder en Cuba

Catalina Göpel 10/11/2017

Un ambiente sombrío y silencioso se vivía en la isla la noche del 25 de noviembre de 2016, cuando se reveló la muerte del histórico líder revolucionario, Fidel Castro. El suceso abrió espacio a un escenario completamente desconocido y aceleró la cuenta regresiva hacia el 24 de febrero de 2018, día en que su hermano Raúl dejará el poder para traspasarlo a un heredero. El actual vicepresidente del Consejo del Estado y del Consejo de Ministros suena como uno de los favoritos.

Fue en febrero de 2013 cuando Raúl Castro asumió su segundo y, según él mismo, último período de gobierno en Cuba. Años más tarde, en noviembre de 2016, el mundo se enteraba del fallecimiento del histórico líder revolucionario, Fidel Castro, quien durante décadas tuvo a su hermano como el número dos a cargo de la isla.

Pero la muerte de quien estuvo en el poder entre 1965 y 2011, no sólo golpeó al mundo y estremeció a sus seguidores, sino que además, abrió espacio a la duda de la herencia de un “castrista post Castro”.

Desde entonces, el nombre del actual vicepresidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros de Cuba, Miguel Mario Díaz-Canel (57), comenzó a sonar con mayor frecuencia como respuesta al enigma, porque a pesar de haber desempeñado durante años diferentes cargos en el Partido Comunista, no era una figura pública nacional como otros que habían estado toda su vida en la cúpula.

“Nosotros no tenemos que dar nada a cambio”, fueron las palabras que señaló Díaz-Canel en un video filtrado por opositores, refiriéndose a la relación de Cuba con EEUU. En las imágenes, el apodado “delfín” de Raúl Castro, no titubea a la hora de arremeter contra el gobierno de Donald Trump, contra medios independientes ni otros proyectos.

“Esta postura forma parte de una estrategia de callar las preocupaciones de personas que son muy ortodoxas dentro del partido”, indica Luis Battista, licenciado en Derecho de la Universidad de La Habana y en Relaciones Internacionales de la Florida International University.

Amante de la música y apasionado por los Beatles, Miguel Díaz-Canel también asistió al concierto de los Rolling Stones cuando visitaron La Habana en marzo de este año, un acontecimiento cultural sin precedentes en Cuba.

Dentro del Partido Comunista, Díaz-Canel es conocido como uno de los más pragmáticos, además de formar parte de una nueva generación que creció post revolución.

Según Battista, en su carrera como político Miguel ha aprendido que no puede tener nada seguro, “no tiene la presidencia de Cuba garantizada y tiene que lucharla un poco todavía”, comenta.

En esta posición, Díaz-Canel demuestra que está lejos de ser un outsider, y pese a romper con una elite y esquema de tradicionalismos, en la isla ha conseguido un liderazgo lejos de las luces.

Nació en 1960, un año después del proceso que representó uno de los eventos más importantes en la línea de tiempo de ese país. Época en la que el mismo Fidel Castro volvía a repetir la connotada frase “la historia me absolverá”.

El ingeniero eléctrico de profesión, quien se formó en la Universidad Central de las Villas (una de las más prestigiosas de Cuba), no forma parte de la viaja guardia, ni tampoco proviene del sector militar, representando en caso de ser electo, un cambio político histórico frente a un grupo que por razones de edad está en retirada o ha desaparecido.

En diferentes oportunidades se le ha cuestionado por falta de carisma, pero el consenso apunta a su inteligencia y amplia capacidad que les han traído grandes resultados.

“Es el candidato más probable para la sucesión de la presidencia”, confirma el experto cubano Arturo López-Levy, acotando que es una autoridad preparada en toda la línea por el sistema. “Su conducta y trayectoria se apoya en la disciplina. Cosechando éxitos que en la práctica se miden con obediencia, lealtad y eficiencia en el manejo”, añade.

La particular trayectoria

Su paso por la secretaría de la Unión de Jóvenes Comunistas de Villa Clara, su provincia natal, fue el primer peldaño para luego ser nombrado primer secretario del Comité Provincial del PC y alcanzar un puesto en el Politburó del partido en 1997.

Más tarde, su mentor Raúl Castro, lo elevó hasta cartera de Educación Superior, para luego sustituir a José Ramón Machado Ventura en 2012, quien ocupaba la posición de segundo a bordo.

“Hay que reconocerle que antes de ser promovido pudo darle un respiro y nuevos aires a la provincia, los sectores sociales tuvieron relevancia y destacó por una política de tolerancia hacia la homosexualidad, algo que no era costumbre en la época”, señala Battista.

La vida personal de los políticos en Cuba nunca ha estado en boca de muchos, pero con dos matrimonios a cuesta Díaz-Canel fue uno de los primeros en adoptar actitudes más abiertas, instrumentando políticas de desarrollo y apertura a la inversión y turismo cuando estaba a cargo de Villa Clara y luego en Holguín.

Está previsto que a sus 86 años, Raúl Castro deje la presidencia en febrero de 2018. No obstante, no se espera que abandone el partido, sino que seguirá como primer secretario de la fracción hasta el próximo Congreso que debiese llevarse a cabo en 2021.

Las crecientes actividades y apariciones públicas que Díaz-Canel ha tenido en este último periodo, son solo algunas de las señales que encuentran los expertos para su posible camino al poder. “No ha habido ningún interés de opacarlo por parte de Raúl y eso hace presumir que Díaz-Canel sea nominado como Presidente del Consejo del Estado”, concluye López-Levy.