China comercio exterior

Internacional

Negociadores del Nafta planean avanzar en conversaciones pese a las amenazas de Trump

Reuters 31/08/2017

Negociadores planean lograr pequeños avances en la segunda ronda de conversaciones sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, por sus siglas en inglés) este fin de semana, tratando de ignorar las constantes amenazas del presidente estadounidense Donald Trump de abandonar el acuerdo trilateral.

Trump ha utilizado Twitter, conferencias de prensa y discursos para atacar el Nafta en los últimos días, en una estrategia que funcionarios mexicanos y canadienses consideran una táctica de negociación, pero que no obstante ha aumentado la incertidumbre sobre el acuerdo.

“Esperemos que podamos renegociarlo, pero si no podemos, prescindiremos de él y comenzaremos de nuevo con un pacto real”, dijo Trump el miércoles a trabajadores en Misuri, mientras los secretarios de Economía y de Relaciones Exteriores de México se reunían con sus pares estadounidenses en Washington.

Representantes comerciales de los tres países tratarán de alcanzar algún avance durante los cinco días de conversaciones en México que comienzan el viernes trabajando en las áreas de mayor consenso antes de abordar los temas más complicados.

“Queremos ver una señal positiva de avance real en las mesas de negociación”, comentó Moisés Kalach, director del Consejo Estratégico de Negociaciones Internacionales del Consejo Coordinador Empresarial, una influyente cámara empresarial que lidera la defensa del TLCAN.

“Ojalá que podamos ver, aunque no se tenga que hablar públicamente, algunos temas que se empiezan a cerrar”, dijo.

En general, la ronda mexicana, que sigue a las conversaciones hace dos semanas en Washington, se espera que defina más claramente las prioridades de cada nación en lugar de mostrar grandes avances.

La aparición de posiciones detalladas sobre los puntos más difíciles parece menos probable en esta ronda, según las autoridades.

Kalach y un negociador mexicano, que habló bajo condición de anonimato, esperan un amplio acuerdo entre los miembros del TLCAN sobre cómo mejorar las condiciones para las pequeñas empresas, así como en algunos puntos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) que deshizo Trump tras asumir el cargo.

Los temas más divisorios que podrían entrar en las conversaciones abarcan desde las reglas de origen para automóviles, hasta la demanda de Estados Unidos de rechazar el llamado mecanismo de solución de controversias del capítulo 19 para resolver quejas sobre subsidios ilegales y dumping.

Una de las claves de la estrategia estadounidense es cómo reducir su déficit comercial con México, lo que ha llevado a los negociadores a buscar caminos creativos para reequilibrar el comercio, dijo Kalach.

Una esperanza es que la reciente apertura del sector energético en México resultará en más importaciones e inversiones de compañías estadounidenses, algunas de las cuales ya han ingresado al mercado, incluyendo Exxon Mobil Corp y Chevron Corp.

Incluir esa reforma en el TLCAN, de manera que fuera políticamente costoso para un próximo gobierno mexicano retirarlo del acuerdo, daría más garantías a los inversionistas estadounidenses y canadienses, dijo Kalach y el negociador mexicano.

El riesgo de que la reforma se paralizare ha preocupado a funcionarios de la región toda vez que el líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que encabeza las encuestas rumbo a las presidenciales de 2018, se opuso a la apertura de la industria energética.

“Lo mejor que puedan hacer es proteger el NAFTA porque eso protege por esencia sus inversiones”, dijo Kalach.