May recibe a empresarios europeos para hablar del

Internacional

Empresariado presiona a Theresa May en semanas clave para el Brexit

Francisco Ule 14/11/2017

Gremio manifestó su total preocupación por los altos niveles de incertidumbre que genera la falta de acuerdo con la Unión Europea, a un mes de que el bloque se pronuncie en Bruselas.

Downing Street fue el lugar elegido para que la Primera Ministra británica, Theresa May, convenciera a un grupo de empresarios sobre la importancia de darle continuidad a la relación económica entre su país y Europa.

Los esfuerzos resultaron infructuosos, porque los invitados decidieron cambiar el debate por uno de interés propio, presionando a la líder del Reino Unido para que considere las verdaderas preocupaciones del gremio ante las múltiples interrogantes que deja el Brexit (British Exit, como se conoce a la salida británica del mercado común de Europa).

Emma Marcegaglia, presidenta de BusinessEurope, señaló a la prensa local que “las empresas están extremadamente preocupadas por la lentitud de las negociaciones y la falta de progreso a un mes del decisivo Consejo Europeo de diciembre”.

La ejecutiva italiana no fue la única en enfrentar a Theresa May para exigir demandas. Carolyn Fairbairn, directora general de la Confederación de la Industria Británica (CBI), advirtió al canal de televisión británica BBC que el 10% de las compañías ya han activado planes de contingencia, mientras que el 60% lo hará hacia fines de marzo del próximo año.

La empresaria fue tajante en decir que “ahora necesitamos ir más allá de las palabras amables si hay que proteger los empleos, la inversión y los estándares de vida”. Y agregó: “Sin duda, el impacto general de la incertidumbre actual es menos empleos, menos inversión y menos prosperidad económica en toda Europa”.

Por su parte y ante el temor de una postura más rígida, como demandan los sectores más conservadores del Parlamento, Joachim Lang, de la Federación de la Industria Alemana (BDI), dijo que “el peligro de un Brexit muy duro sigue siendo elevado”.

Polémico proyecto

En medio de los emplazamientos, el ministro británico del Brexit, David Davis, confirmó en el Parlamento que habrá una votación por el acuerdo de salida de la Unión Europea, pese a que las negociaciones con el bloque están paralizadas.

El anuncio le valió una serie de críticas tanto desde el sector oficialista como de los diputados laboristas, quienes ven con total desconfianza el proyecto.

El panorama de incertidumbre se replicó en la bolsa con una nueva caída de la libra esterlina, que cerró en US$1,31 cayendo un 0,6%, mientras que el índice de la plaza británica, el FTSE 100, cedió 0,24%.

El rechazo a Theresa May

El líder de la oposición, Jeremy Corbyn, ha endurecido su rol frente al liderazgo de May, y a través de la prensa le ha pedido que gobierne o se vaya, pues considera que ha demostrado no tener el poder para avanzar en las negociaciones.

Esto se suma a la noticia de que 40 diputados conservadores firmaron una carta de censura para sacar a Theresa May de la cabeza de su propio partido. Al grupo disidente le faltaron ocho firmas para lograr su objetivo, fallando en el intento.

Este es un nuevo flanco para Theresa May, que este jueves tendrá la posibilidad de avanzar en las gestiones, pero en forma discreta y no oficial, cuando llegue hasta Gotemburgo, en Suecia, para participar de un encuentro con los líderes de la Unión Europea.