Comite político de los dias lunes

Actualidad & Política

Gonzalo Navarrete: “Se dejó a Guillier sin explicar cuál es el proyecto que queremos, y eso es un problema”

Carlos Said 17/07/2017

Entrevista con el Presidente del PPD. El líder oficialista dice que ahora el equipo del abanderado debe instalar contenidos, entre ellos el constitucional, y convocar a quienes no votan. Plantea que el comando debe continuar con su formato “en red”, aunque debe mejorar su coordinación interna.

En los próximos días, el equipo de Alejandro Guillier terminará la recolección de firmas y lo inscribirá como candidato presidencial, con lo que se iniciará una nueva etapa de la campaña. ¿Qué debe cambiar? A juicio del presidente del PPD, Gonzalo Navarrete, se debe mantener la estructura “en red” del equipo y se debe pasar a la fase de contenidos, donde distintos voceros expliquen cuál es el proyecto que se busca.

¿Cuál es su evaluación de la precampaña y la recolección de firmas?

-Se planteó que la primera etapa de la campaña era la recolección de firmas y lo que ocurrió en las “firmatones” es la manera de sintonizar el rol de los partidos, la campaña y la ciudadanía. Esa es la fórmula que tenemos para ganar, que es la movilización de militantes e independientes. Lo que le costó entender a los dirigentes de los partidos fue que la recolección de firmas es una etapa de la campaña, que tiene un diseño distinto.

¿Cree que los partidos no se involucraron lo suficiente?

-Durante junio hubo mucha preocupación por la estructura de la campaña más que por salir a la calle a hacer campaña. Probablemente hubo un déficit del diseño de cómo se hacían las cosas, pero también del nivel de involucramiento emocional de los partidos. Pero en julio todos los partidos asumieron que esa era la primera etapa. Antes de eso, no hubo el sentido de urgencia suficiente para movilizar y contrarrestar el no estar en la primaria. Ahí hubo un déficit de los partidos y de la recolección de firmas.

¿La junta de firmas invisibilizó lo programático?

-Todo estuvo centrado en la estructura del comando y la lista parlamentaria, y se dejó a Guillier sin explicar cuál es el proyecto que queremos instalar, y eso es un problema. La gente vio que en este sector había un problema de método y no de contenidos, y eso nos invisibilizó más allá de lo razonable, porque mientras tanto en el Frente Amplio y Chile Vamos todo era discusión de contenidos, desde el tren (de Mayol) hasta ‘los niños primero’ (de Kast). Además, el nivel de agresión que hubo en Chile Vamos hizo que su gente se movilizara.

¿Los partidos se sienten bien representados en la toma de decisiones?

-Sí. Tenemos roles relevantes, Adriana Muñoz está trabajando lo estratégico, Santiago Rebolledo está en lo municipal, y han sido parte de las decisiones. Con Guillier hemos tenido directamente harta discusión, por lo que creo que no es justo decir que los partidos no han tenido un rol en la campaña. Otro debate distinto es si hay que tener jefe de campaña, pero colocar eso como el tema del debate, fue completamente inoportuno, porque Guillier había dicho que una vez que terminara la recolección de firmas, se reestructuraría el comando. Hoy, esta estructura, que es de red, ha ido preparando la campaña, me parece que ha funcionado relativamente bien.

Y luego de las firmas, ¿se requerirá un generalísimo?

-Ahí hay dos alternativas. O tienes un coordinador general o un equipo que coordina. Hasta hace una semana, la coordinación era un tema complejo, pero hoy hay reuniones de todos los coordinadores, que toman decisiones, establecen metas y hay un límite para cerrar lo programático, que es en 10 días más. Cuando esté resuelto el tema de las firmas, la estructura de coordinación del comando estará mucho más aceitada que ahora.

Entonces, se necesita mejorar la coordinación, que la ha ejercido el radical Osvaldo Correa…

-Guillier tiene una cultura de escuchar y tomar decisiones. Si requisiera tener a alguien como un generalísimo porque le quitan mucho tiempo los temas de campaña, podría ser una solución. Pero esta otra forma ‘en red’ es una buena fórmula. Puede haber una coordinación más permanente, pero no necesariamente la figura de alguien que ‘corte el queque’. No se requiere una figura como la de (Rodrigo) Peñailillo, que cortaba todo. Hoy, la posibilidad de instalar equipos amplios es una buena salida, con una coordinación más estructurada. Cuando venga la etapa de campaña propiamente tal, ahí se requerirá un modelo más jerárquico en las áreas, pero la coordinación de múltiples encargados debe mantenerse.

¿Y hay que cambiar a Osvaldo Correa o repensar su rol?

-Correa ha ido empoderándose de a poco y ha hecho una buena tarea de coordinación. Probablemente se le tenga que entregar más atribuciones cuando sea la candidatura formal. Pero es una buena prueba tener una coordinación ejecutiva de varias personas con expertiz. Habrá que cambiar uno o dos miembros, dependiendo de la labor que tengan, pero eso es la adecuación del equipo, no es volver a la estructura jerárquica.

¿Y debe haber más voceros?

-Sí, porque hay vocerías que tienen que ver con los temas políticos y otras que tienen que ver con contenidos. Por ejemplo, el rol de Karol Cariola ha sido de vocería política, lo que está bien. Pero cuando hablamos de contenidos, como salud, pensiones, seguridad, ese tipo de cosas requieren mucha profundidad. Ya no basta con contar el sentido general de lo que queremos, ahora la gente pide saber financiamiento, estructura y tiempos. Eso requiere voceros con expertiz, que se están generando y que nos darán vocerías temáticas con mayor profundidad.

Se ha criticado el rol de vocería de Karol Cariola, porque no atraería el voto independiente,  ¿está de acuerdo?

-Para ganar se requiere que todos quienes dejaron de votar por la centroizquierda y que quienes consideran que ir a votar da lo mismo, sean motivados por un discurso claro de qué es lo que queremos hacer. Y para eso no se requiere sólo un conjunto de medidas, sino que un proyecto país; requiere una vocería temática más profunda. Eso no es una crítica a Karol, es una demanda que hay desde los partidos para profundizar en la campaña las cosas que queremos mantener y las que queremos cambiar. El Frente Amplio ve todo mal y (Sebastián) Piñera quiere restaurar el mercado, pero en medio hay un ancho espacio de gente que aún no se ve representada por Guillier y eso es tarea de las vocerías temáticas.

¿Y qué papel deben tener los voceros temáticos?

-En el área que maneja Rosales y Adriana Muñoz se han definido temas centrales, que son pensiones, salud, educación, seguridad, crecimiento económico, pueblos indígenas y migrantes, que son los más estructurales hasta ahora. Además hay un equipo de temas constitucionales, porque la nueva etapa de Chile requiere un acuerdo constitucional potente. Por ejemplo, el Estado no da el ancho si su rol se mantiene como subsidiario. No tenemos un Estado para que las pymes hagan inversiones, se requiere que constitucionalmente se diga que el Estado tiene un rol articulador, responsable y no sólo subsidiario. Ese tipo de cosas requerirán un debate constitucional.

¿Le falta un relato a Guillier?

-Lo que representa Guillier no ha instalado todavía el relato país que se busca. No hemos hablado de eso, porque hay un debate abierto que de aquí a 10 días estará resuelto, porque buena parte de la preocupación ha estado en la metodología de la campaña. Si resolvemos la inscripción del candidato, la lista parlamentaria y una estructura parlamentaria en 10 días más, daremos un salto cualitativo de relato para que los parlamentarios, los partidos y las vocerías se sintonicen.

¿Cómo evalúa a Carolina Goic?, ¿la DC podría bajarla?

-Siempre quisimos que la DC fuera a la primaria, pero Goic ya está inscrita. Veo difícil que se baje, porque la DC tiene la convicción de que es compatible estar en la centroizquierda y llevar una candidata a primera vuelta. Además, en este último tiempo  Goic se ha preocupado de instalar una identidad democratacristiana más que pelear con el resto, y eso aporta.

Ricardo Lagos reapareció tras bajar su opción, con actividades públicas y una columna en PULSO. ¿A qué cree que se debe?

-Desde que partió en septiembre, Lagos dijo que quería ser un factor de unidad en la centroizquierda. Por eso es bueno que no se incline por Guilleir o Goic. Su aporte son los contenidos, y lo que tiene que hacer es ayudar a la unidad y los contenidos. Y claramente, será factor de apoyo en la segunda vuelta, mientras que por ahora influya en los contenidos.

¿Puede Lagos ser otra vez una opción para la NM, en caso de que Guillier y Goic no crezcan en las encuestas?

-El escenario de Lagos volviendo a la candidatura es imposible, porque Lagos tiene una buena evaluación de los partidos que lo apoyamos, pero ciudadanamente, la percepción que hay no es del hombre que conducirá el futuro del país. Las encuestas lo mostraron y lo siguen mostrando. No está esa alternativa, nuestra alternativa es que Guillier pase a segunda vuelta y que Lagos nos apoye en los temas de contenidos. Además, en 10 días más estará inscrito Guillier, por lo que ya no hay otra salida.