Macron

Actualidad & Política

Gobierno de Macron tras ganar mayoría absoluta: "La verdadera victoria será en cinco años"

Reuters 19/06/2017

El Gobierno del presidente francés, Emmanuel Macron, prometió renovar la política de Francia, esto luego de que los resultados oficiales mostraran que había ganado la dominante mayoría parlamentaria que quería para poder impulsar sus ambiciosas reformas a favor del crecimiento.

El partido centrista de Macron, República en Marcha (LREM) y su aliado de centro-derecha, El Movimiento Demócrata, ganaron 350 escaños de los 577 de la cámara baja, según mostraron los resultados de la votación, que cabe destacar tuvo su mayor índice de abstención en la historia.

El vocero del gobierno, Christophe Castaner, dijo que el elevado índice de abstención – más del 50% de los votantes se quedaron en casa – fue una derrota para la clase política, y subrayó la necesidad de cambiar la política en Francia.

“La verdadera victoria no fue la de la noche pasada, será en cinco años, cuando hayamos realmente cambiado las cosas”, dijo Castaner en la emisora de radio RTL.

Pese a ser menor a la que habían pronosticado las encuestas, la mayoría de Macron barrió a los grandes partidos tradicionales de Francia, poniendo en aprietos al Partido Socialista y al conservador Los Republicanos, que se llevaban alternando en el poder durante décadas.

“El colapso del Partido Socialista está fuera de toda duda. El presidente de la república tiene todos los poderes”, dijo Jean-Christophe Cambadelis tras anunciar que dimitiría como líder del partido.

“Victoria para el centro” señaló el titular del diario de tendencia izquierdista, Liberation. El periódico financiero, Les Echos’, tituló “la apuesta de éxito”.

Castaner dijo que el primer ministro Edouard Philippe y su gobierno renunciarían a lo largo del día y que un nuevo gabinete sería formado en los próximos días. Castaner añadió que cree que Philippe sería renombrado primer ministro.

El alto índice de abstención del domingo significa que Macron tendrá que ejecutar con cuidado sus reformas en un país de influyentes sindicatos y con una historia de manifestaciones que ya en el pasado han obligado a gobiernos a introducir cambios en ciertas leyes.