Actualidad & Política

El complejo escenario que enfrenta Elizalde en el próximo pleno PS

Gladys Piérola 17/07/2017

Este sábado el PS tendrá su primer Comité Central luego de haber elegido a Guillier como su candidato. En la cita, el timonel socialista tendrá que presentar su balance político, marcado por la presión interna de la nómina parlamentaria y una difícil campaña presidencial.

n la sede de la CUT a las 9:30 horas de este sábado está convocado un nuevo Comité Central del Partido Socialista. La cita partidaria será el primer balance político de la gestión de Álvaro Elizalde, a tres meses y medio de haber asumido como timonel y luego del último encuentro, donde se eligió Alejandro Guillier como abanderado presidencial de la colectividad.

Sin embargo, el tradicional discurso que dan los presidentes socialistas al inicio de cada pleno, en esta oportunidad tendrá un especial expectación: la discusión de las planillas parlamentarias – que está en proceso de consolidación – y el rol que jugará la colectividad en la campaña presidencial. “Han sido los tres meses más intensos que recuerda la historia partidaria interna en términos de los desafíos políticos”, aseguró el diputado y miembro del Comité Central, Leonardo Soto.

Es que la instalación de la mesa directiva que lidera Elizalde partió enfrentando las críticas. Primero por la retirada de Ricardo Lagos de la carrera por La Moneda, precisamente tras el esquivo apoyo socialista y luego, en mayo, cuando el ex vocero de Gobierno tuvo que dar explicaciones por un reportaje televisivo que cuestionaba las inversiones de la colectividad, y aunque llevaba menos de un mes en el cargo, varios de sus parlamentarios reprocharon en público y privado el manejo comunicacional de la crisis.

En el discurso oficial se destacó que “no había un problema legal” y que las medidas internas que se tomaron serían suficientes para mostrar el “compromiso de la tienda con la transparencia”, pero algunos personeros en privado indicaron que éste ha sido un hecho clave que “invisibilizó” la agenda del partido, que marcó distancia con Guillier y que provocó que el mandamás del PS moderara su exposición. Sin embargo, desde del círculo cercano del timonel aseguraron que “la pega se está haciendo” y que su menor aparición mediática, se debe a su campaña senatorial en la región del Maule, que lo ha mantenido las últimas semanas alejado de Santiago.

“Tenemos que escuchar al presidente, respaldarlo y probablemente ahí daremos nuestras opiniones para mejorar la performance de él y de la mesa, pero sobre la base de respaldar a la dirección. Sería una tontera hacer una cosa distinta”, aseguró el diputado y también integrante del pleno, Osvaldo Andrade sobre las expectativas del próximo sábado.

Otro de los temas que deberá despejar Elizalde es qué papel tendrá su partido de aquí a noviembre en el comando de Guillier. ”Tenemos que conversar mucho sobre todo en materia de la campaña presidencial, donde todos tenemos más preocupaciones”, advirtió Andrade. En la mesa directiva y la comisión política se ha abordado con inquietud el cómo se ha desplegado la campaña. Incluso, los más pesimistas, comentan que será “difícil” que el PS “se suba al carro” presidencial, pues apuntan a que en el diseño “horizontal” del senador independiente, el rol de los partidos está ligado más a lo territorial que al “diseño fino”. “Hay que discutir cómo generamos aportes desde el PS, pero que impliquen fortalecer los equipos, afinar el relato y los contenidos”, comentó el alcalde de

Independencia y vicepresidente, Gonzalo Durán

En una línea similar, el jefe de bancada de diputados, Daniel Melo, apuntó a que el partido “debe imponerse de manera clara las tareas de este período para consolidar su gestión parlamentaria, estructurarse de lleno a la presidencial e instaurar los puntos programáticos al país”.

Precisamente, la otra discusión que estará en la tabla y generará presión será el cierre de la negociación parlamentaria en la Nueva Mayoría. “Tenemos que resolver una ecuación entre las legítimas pretensiones de los sectores internos, los intereses de los candidatos y garantizar una plantilla que efectivamente sea la más competitiva”, explicó Durán. En esto, la preocupación por tener una “lista elegible” es transversal a todas las corrientes, porque el número mágico del PS es conseguir al menos 22 diputados y al menos 3 senadores electos, lo que para muchos es una meta compleja. “Todas las directivas serán evaluadas internamente de acuerdo al desempeño que tengan sus candidatos al Congreso, incluso más que la campaña presidencial, porque la fuerza propia del partido se expresa en la competencia parlamentaria”, apuntó Soto.

Por eso en la previa, hoy a las 19:00 horas está citada la comisión política que revisará la planilla de candidatos y que proclamará a 15 de los 17 actuales diputados que van a la reelección. En materia senatorial, uno de los focos más complejos que deberá resolver la directiva de Elizalde es el cupo por Atacama y con ello, la candidatura de José Miguel Insulza, pues la mesa quiere que el ex agente ante La Haya compita por la región de Arica y Parinacota, aunque el propio ex aspirante presidencial ha rechazado la opción. La insistencia de la mesa, aseguran fuentes del PS, sería porque los sondeos previos en la zona posicionan al “pánzer” detrás de sus dos principales competidores: el diputado PC, Lautaro Carmona y la diputada DC, Yasna Provoste. Aquí, el timonel PS deberá equilibrar los costos “de bajar” o no a Insulza de Atacama, y con ello, no afectar su propia apuesta por la VII región, que se plantea como una de las más competitivas para la centroizquierda. Las otras circunscripciones para el PS también muestran competencias complejas.

“Sin duda, esta será una cuenta política (de Elizalde) compleja por la cantidad de elementos de la coyuntura que hay, pero creo que va ser respaldada por todo el partido, porque ha sido un escenario difícil y hay que poner el foco en lo que viene”, agregó el edil de Independencia.