guillier

Actualidad & Política

Alejandro Guillier: “Sería suicida que cada gobierno que llegue eche para atrás todo y esa es la amenaza que representa Piñera”

G. Piérola / J. Arellano 14/09/2017

Entrevista con el candidato presidencial PR-PS-PPD-PC-IC-MAS. El senador asegura que el retorno del ex mandatario sería “un desastre social” que pondría en riesgo derechos adquiridos. Afirma que si llega a ser Presidente se generarán inversiones, y si no son empresarios nacionales, serán extranjeros.

En su primera entrevista a un diario de circulación nacional como candidato presidencial, Alejandro Guillier no rehusa las preguntas. Habla rápido porque quiere aprovechar los minutos para exponer sus ideas y, de paso, se queja de que los medios de comunicación sólo se preocupan de las polémicas y por ello, según él, después le dicen ‘usted no tiene programa”. Aclara que no tiene un círculo de hierro, que les pidió nombres a los partidos para su comando y no se los dieron, que con el tema de las asesorías hubo mucha “contaminación”, que habrá acuerdo de segunda vuelta y que Piñera sería “un desastre social” como Presidente.

Usted ha hablado de una difícil relación con los partidos políticos, ¿por qué ha pasado esto?

-Cada vez va a ser más importante el impacto de las organizaciones y de los movimientos sociales en la actividad política y por eso va a ser imperativo un cambio en los estilos, en los lenguajes, en los temas de la política. El que yo sin entrar desde la política, sino que desde la experiencia gremial y de medios de comunicación, les ha producido un cierto ruido. Reconozco que cuando digo una cosa tiene una intención, pero en el código político se interpreta de otra. Porque estamos hablando dos lenguajes un poco diferentes, pero también reconozco que tengo que aprender de la política porque hay que ser más preciso. Tiendo mucho al análisis y al comentario, por la formación periodística, y el político lo que quiere como decía Carlos Caszely es ‘dos cucharadas y a la papa’, y eso me produce roces de lenguaje. Ese es un aprendizaje mutuo.

Se hace cargo entonces de esas críticas que lo apuntan y que señalan que es distinto opinar de política que hacer política.

-Sí, por supuesto, pero eso es parte del aprendizaje mutuo. Tengo que aprender más política y la política tiene que escuchar más a la ciudadanía para que se afinen los lenguajes y entendamos lo mismo. Esto ha sido puro aprendizaje para mí, reconozco que ha sido un proceso muy apasionante.

En este aprendizaje, ¿cómo ha combinado la relación de su comando con su equipo más interno? Han habido diferencias de opiniones, en ciertos temas, el más reciente el tema de las asesorías…

-Claro, parece extraño, pero desde que armé un comando mi metodología fue preguntar ¿cuál es la estructura de una campaña? Me explicaron, entonces dije ‘perfecto, denme tres nombres por partido’. La mayoría de los partidos no me mandó ninguno entonces tuve que empezar a ver.

¿Por qué pidió nombres a partido?

-Porque sé que hay tendencias en los partidos, entonces, si pongo a uno y no a otro, se lee internamente de manera diferente. A mí me caen bien todos, les tengo confianza a todos y no tengo por qué discrepar, pero me daba cuenta de que tenía que mantener los equilibrios internos para que todo el mundo se sintiera incorporado y eso ha generado un cierto ruido, porque como ellos no me hicieron propuesta de nombres, al final los elegí yo, porque tenía que tomar decisiones. Eso generó algún ruido. Segundo, hay un mito de mi equipo interno, ¡si mi equipo interno son lo que ustedes ven, no es más que Carlos (Concha) en prensa, el jefe de gabinete, la secretaria y la abogada. Por lo tanto, no existe eso de que hay como un equipo en la sombra. Además, los que yo invité, hoy día están conectándose entre ellos. Osvaldo Correa es el director de la orquesta y la gente que yo puse en distintas actividades pasan por él, lo único que le hemos dado cierta autonomía a los independientes.

Entonces, ¿es pura literatura eso de que usted conduce la campaña al estilo Bachelet, con un grupo muy cerrado?

-Bachelet dirigió el equipo de ella, la campaña, el mío son los representantes de los partidos.

El conflicto entre su círculo cercano y el comando, se hace público, porque su oficina parlamentaria sabía de la investigación sobre asesorías y no alertó a tiempo.

-Pero por qué iba a alertar si para los códigos nuestros, un medio de comunicación nos pide información, yo se la entrego y después el medio de comunicación contaminó un poco el debate, porque le dio una cierta intencionalidad a una información que se entregó parcialmente, y por lo tanto, produjo desconcierto. A nosotros nos piden bastante información. No sé cuántos informes se hacen aquí, porque para ser sincero el equipo se encarga, pero nos están llegando todo el tiempo petición de informaciones y la hemos entregado total y absolutamente. En muchos otros medios han pedido, muchas personas han pedido y tengo la instrucción de que se transparente todo, si no hacemos nada raro en el Senado. Las únicas cosas que uno mantiene cierta reserva es cuando tiene documentos sobre temas que aún no ha tomado decisión.

Pero, ¿hay alguna autocrítica de su oficina parlamentaria, por los efectos electorales que no previeron?

-Lo que pasa es que uno no partió con la idea de que esto tendría esta connotación, entregué información como muchas veces antes. Ahora, autocrítica, bueno, toda petición de información avisaré a todo el mundo. No tengo ningún problema.

¿Esto afectará sus opciones presidenciales?

-Si me hubiesen dicho que pedieron información y la negué, yo estaría en mala posición. Si yo he hablado de transparencia, pero me piden información y la entrego, nadie me puede decir que no soy transparente.

Pero Fiscalía pidió ampliar la entrega de información al Senado…

-Sí, pero a mí no me han pedido nada.

A usted, formalmente no, pero al Senado sí.

-Entonces es un problema del Senado y eso lo responde el presidente del Senado. A mí siempre que me han pedido información la he entregado.

Si es así, ¿por qué se enfrenta a los fiscales?

-No tengo ningún problema con los fiscales. No hay ninguna causa ni investigación. La información la entregué desde el primer día, no sé, nos demoramos su poco en hacer el informe, pero se entregó.

En Sofofa usted dijo que le gustaba la autonomía de ciertas instituciones, pero que era peligroso que no tuvieran fiscalización…

-La Fiscalía tiene un grado de autonomía que no la hace fiscalizable por ningún otro poder del Estado. Eso es complejo, porque a mi juicio todas las instituciones se controlan… al Presidente de la República lo fiscaliza el Congreso. Las sociedades tienen contrapeso entre los poderes y además se especializan en determinadas materias. El riesgo es perder derechos que están en la ley por una interpretación de un poder del Estado sin que aparezca justificado el por qué se hace esto. Eso es un tema más de política de Estado digamos, todo tiene que tener contrapeso.

La candidata presidencial Carolina Goic, ha dicho que existen varias diferencias con usted, y que una vez resuelto eso, puede haber acuerdo para el balotaje, ¿lo comparte?

-Pacto de segunda vuelta va a haber de todas maneras y no sólo con ella, confío en que en todo el mundo de la centroizquierda va a imponerse una racionalidad.

¿Hay diferencias con Goic, en temas como concesiones?

-Estoy de acuerdo que haya concesiones, pero en el caso hospitales la experiencia que hemos tenido no es buena y salió muy cara. Se produce un eventual conflicto entre la necesidad de hacer todo lo necesario por un paciente y la necesidad en una administración que mantenga el negocio. Me parecen bien las concesiones de la infraestructura hospitalaria pero no de la administración del hospital. En general soy partidario de las concesiones.

¿No ve mayores diferencias con Carolina Goic?

-Es que no sé cuáles serían las diferencias, hemos votado igual todo el tiempo en el Congreso. Incluso algo anecdótico, votamos apoyando la moción del Gobierno en una indicación que todo el eje PS-PPD votó en contra. Ella ha votado a favor de todos los proyectos del Gobierno. Nunca la he visto discrepando o diciendo que haya matices por ejemplo. Ha sido bastante consistente.

Y qué hará con el apoyo del Frente Amplio que está reticente a hacer un gesto formal …

-Si le preguntabas al Guillier periodista, te hubiera dado una respuesta, pero el Guillier político dice: ‘yo pasaré a la segunda vuelta’. Nunca un candidato te va a decir ‘voy a apoyar a otro en primera vuelta’ porque te debilita y te desorienta. Además, es obvio que cuando se producen esas situaciones, hay conversaciones, ‘bueno, te apoyo pero conversemos’ y eso depende de cuántos votos sacaste, de cuántos sacó el otro. Tú no puedes pretender cambiarle el programa a otro si sacaste el 3% de los votos, pero si sacaste 15% es otra la conversación. Entonces, son conversaciones que nunca se dan antes.

¿Se siente el continuador de Michelle Bachelet?

-En la historia nadie improvisa, partes de donde queda la generación anterior y el gobierno anterior, siempre hay continuidad. Sería suicida que cada gobierno que llegue eche para atrás todo y esa es la amenaza que representa Piñera, de echar abajo todas las reformas porque él cree en otro tipo de sociedad, pero con la Presidenta tenemos afinidad, obvio. Siempre he sido un convencido de que la educación es un derecho. Pienso que la salud es un derecho al margen de la hotelería y otros beneficios, todo lo que representa prestar salud no se le puede negar a nadie.

¿Piñera sería un mal Presidente?

-Piñera va a ser un desastre social anticipado. ¿Usted cree que le van a quitar la gratuidad a las personas que la tienen o le van a quitar las atenciones de salud?…

¿Cómo se enfrenta el derrotismo en su sector?

-Uno tiene que tener la posibilidad de poner ideas y he tenido bien poca (posibilidad). Todos me dicen ‘usted no tiene programa’, pero les digo de qué quieren hablar. Me preguntan por la Carola Goic, por el fiscal. La prensa no está ayudando a nada generar un debate nacional.

Pero sus partidos tampoco ayudan mucho en esto…

-Los partidos políticos en Chile están muy debilitados, con muchos años en el poder no han formado los cuadros nuevos. Entonces hay un desgaste. ¿Por qué soy yo candidato presidencial? ¿Por qué no fue un candidato militante de un partido? Entonces yo no soy el problema, yo soy consecuencia de que ellos no hicieron su pega. Digamos las cosas como son.

¿Y es usted la solución?

-No, pero buscaron un independiente. Por qué buscaron a la ‘Bea’ Sánchez. No les dice eso que están buscando por fuera, porque no ve en las estructuras partidarias rostros nuevos. Todos los ex presidentes se quieren repetir el plato. Falta de renovación total y absoluta. Eso nos está diciendo que hay algo que no está funcionado bien.

Desconfianza de los mercados ante su eventual Gobierno: “Se les va a pasar a los 15 días”

¿Entiende como principio que el crecimiento económico es el punto de partida de toda propuesta pública y que “el resto es música”? 

-¿Cuánto están creciendo las cadenas de supermercados, las farmacias, el retail y las utilidades de las AFP? Son una verdadera explosión de utilidades y el país ve retroceder la economía o estancada, porque prácticamente el 1,7% es una economía que no se ha movido. Pero cómo explica que el sector retail tenga 80% de utilidades. Las mismas AFP, estamos reclamando pensiones miserables, a pesar que administran más de US$200 mil millones, sobre el 80% no llega al sueldo mínimo. Comprenderá que en esas circunstancias el problema no es crecimiento, aquí en Chile el problema es crecimiento, con creación de empleo decente y protección social. Si no tienes esa trilogía no hay gobernabilidad, y el error de la derecha es creer que esto es crecer más. En un país donde hay alta concentración de riqueza, si no contienes eso, no tienes futuro, porque no vas a tener paz social. Si algo avanzó este Gobierno es en red social, no puedes echar para atrás lo que son garantías y derechos de la ciudadanía.

¿No ve relación entre políticas públicas y crecimiento?

-Si nadie está negando crecimiento, pero crecimiento con creación de empleo, que dé protección social, de lo contrario no da gobernabilidad. Ejemplo, cuando Piñera dice que el problema previsional se arregla metiéndole más plata a las AFP y alargando el periodo laboral a 65 años a las mujeres y 70 años a los hombres, es de un irrealismo completo. Pregúntale a la gente si a los 65 años le dan pega a alguien. Las políticas públicas tienen que tener resultados y ojo, es más gestión, muchas veces, que montos de plata. Cuando planteo que más vale meter un peso más en salud básica y otro pesito más en educación y hacer un buen sistema de prevención en materia de salud, te ahorras 6 o 7 pesos en el sistema de salud.

¿Cree, como lo han manifestado varios bancos de inversión, que si usted resulta electo, la confianza empresarial caerá?

-Se les va a pasar a los 15 días. Si siempre en las campañas electorales se generan climas y la derecha en todas partes del mundo, no sólo en Chile, advierte que viene la noche oscura cuando un gobierno progresista gana. Cuando ganó (Patricio) Aylwin qué cosas no se dijeron, y resulta que fue el periodo de más crecimiento de la economía chilena en 50 años. Basta que tú desencadenes la confianza por la vía de eliminar los miedos irracionales.

O sea, ¿van a seguir las inversiones?

-Si no lo hacen los empresarios chilenos, lo harán los empresarios internacionales. Chile ya es una economía globalizada. ¿Cuáles son los megaproyectos que hay en Chile? Lo puedes hacer con empresarios chilenos o internacionales. En Asia quieren usar a Chile, porque lo ve como una gran plataforma de inversiones y de servicios, no sólo físicos, sino a través de las plataformas digitales, por ejemplo comercio electrónico o la carretera de fibra óptica. Esa visión de Asia es ver a Chile en el contexto de integración con los países vecinos. Por otro lado, el precio del cobre tampoco tiene que ver con subjetividades, depende del precio del mercado internacional. Les invito a revisar las curvas, cuando en Chile el precio del cobre está bien, la economía chilena, gobierne quien gobierne, está bien. Por lo demás, seamos objetivos, quién manejará mejor los acuerdos en un periodo complejo para Chile, ¿la derecha? con una política que no es la del gobierno anterior. Piñera se fue a la derecha de la derecha, ¿creen que va a tener capacidad de gobernabilidad? Los empresarios miran los análisis más fríos y objetivos de lo que uno cree.

¿Qué va a hacer para convencer a los empresarios cuando ha tenido un discurso crítico contra ellos?

-Vamos a defender la economía de mercado y la colusión se va a pagar cara, que todos lo sepan, porque están destruyendo la confianza y la imagen de Chile. Tenemos que ser serios. Voy a defender la institucionalidad. Además, la no colusión en la política para que dé garantía de que la toma de decisiones no se hace por los grupos de interés. Y finalmente, despejar los megaproyectos.

¿Quiénes conformarán su equipo económico?

-No voy a nombrar ni insinuar ningún ministro antes de pasar a segunda vuelta. Por una razón simple y obvia, generas desafección entre tu propia gente. Nunca se muestran las cartas antes. Nosotros tenemos equipos programáticos que están trabajando.

Pero, el mundo privado se queja que no hay muchos nombres de trayectoria…

-En Chile no existen sólo los ocho economistas que han tenido fama mundial. Cuando llegamos al año ‘90 (Alejandro) Foxley era un economista de la oposición muy poco valorado en los círculos oficiales. Por dar un ejemplo, sin embargo, fue un gran ministro. Las duda se les pasará cuando llegue el momento de hacer los anuncios, cuando ya tengamos consolidada nuestra postura.

¿Tiene contabilizado cuánto costará su programa?

-Está tirando números el equipo económico. El presupuesto nuestro anda por los US$60 mil millones, no sé si este año va a bajar o no, porque no ha llegado todavía el estimado. Por lo tanto, lo que puedo decir, es que la mayor parte, es reasignación.